INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Dermatología

Heridas

Domingo, 27 de mayo de 2001.

Heridas¿Qué es una herida?

Se denomina herida a toda solución de continuidad en la piel o en las mucosas que produce una separación de los tejidos permitiendo la extravasación o salida de sangre y la entrada de gérmenes u objetos extraños que pueden producir infecciones.

Existen varias clasificaciones de las heridas:

  • Según su profundidad: erosiones, heridas superficiales y heridas profundas.
  • Según su forma: lineales o irregulares.
  • Según el agente causal: heridas punzantes, incisas, por arma de fuego, contusas o por desgarro (ésta es la clasificación más utilizada).
  • Según su pronóstico: leves y graves o complicadas.
  • Según la localización: craneales, torácicas, abdominales o de los miembros.

Causas y manifestaciones clínicas

La causa habitual de las heridas son los accidentes ya sean domésticos, laborales, de tráfico o deportivos. Las más frecuentes son las que tienen lugar en manos y pies, con objetos punzantes o cortantes.

  • Heridas punzantes. Son producidas por clavos, agujas, anzuelos o incluso mordeduras de serpiente. La lesión es dolorosa, la hemorragia escasa y el orificio de entrada poco evidente. Se consideran peligrosas porque pueden ser profundas, haber perforado vísceras y provocar hemorragias internas. Tienen mayor riesgo de infección.
  • Heridas cortantes o incisas. Se producen con objetos afilados como vidrios, cuchillos o latas, pueden seccionar músculos o tendones y nervios. Los bordes de la herida son limpios y lineales, la hemorragia puede ser escasa, moderada o abundante, dependiendo de la ubicación, número y calibre de los vasos seccionados.
  • Heridas por arma de fuego. Generalmente tienen un orificio de entrada pequeño, redondeado y limpio, cuando hay orificio de salida éste es de mayor tamaño. La hemorragia depende de la lesión o no de algún vaso sanguíneo, además puede haber fracturas o perforaciones viscerales.
  • Heridas contusas. Se producen por golpes con palos, piedras, puños u objetos duros. En ellas hay dolor y hematoma, ocasionan generalmente daño a los tejidos blandos situados entre el hueso afecto y el objeto contundente. Suelen ser heridas cerradas y cuando a la contusión se suma una herida abierta se denomina herida inciso-contusa.
  • Heridas por desgarro o laceradas. Son las que producen objetos con bordes dentados (motosierras, serruchos, bordes de latas etc.). Ocasionan desgarramiento de los tejidos, suelen sangrar abundantemente y los bordes son irregulares.

Tratamiento. ¿Cómo se soluciona?

Inicialmente hay que valorar la gravedad, si hay hemorragia en primer lugar hay que parar dicha hemorragia y conviene seguir los siguientes pasos:

  • Presión directa sobre la herida con algo limpio durante unos minutos; si se trata de una extremidad hay que elevarla.
  • Si no cesa habrá que hacer presión directa sobre la arteria en los puntos de compresión de fácil localización.
  • Torniquete (con una banda ancha o el manguito del aparato de la tensión), hay que anotar la hora en que se coloca el torniquete, aflojarlo cada 15 minutos durante 30 segundos, acudir cuanto antes a un Servicio de Urgencias. 
  • Heridas leves. Deben ser limpiadas, usando guantes, con una gasa (no utilizar algodón), o lavadas con agua abundante; después se aplicará un antiséptico y se cubrirá la herida con una gasa estéril y vendaje si fuese necesario. Se debe acudir a la consulta médica o de enfermería habitual para que la herida sea revisada, y tras la comprobación del estado vacunal del afectado proceder a la vacunación antitetánica, o no, según proceda.
  • Heridas contusas. Requieren elevar la parte lesionada y aplicación de frío local (hielo, compresas frías) para reducir la hemorragia y la inflamación. Cuando la herida es importante lo indicado es aplicar un vendaje compresivo y pedir ayuda médica. Como consecuencia de este tipo de heridas puede producirse un shock. Para prevenirlo, o en todo caso atenuarlo, se debe recostar al herido con la cabeza vuelta hacia un lado y las piernas elevadas unos 30 centímetros. En todo caso, aflojar las ropas apretadas, y evitar la pérdida de calor abrigándolo convenientemente.

Pronóstico y complicaciones

El pronóstico depende del tipo de herida, la localización y las posibles complicaciones. Las complicaciones más frecuentes de las heridas son las siguientes: Hemorragias, hematomas, infecciones, abscesos, dehiscencia o separación de las suturas, necrosis, queloides (cicatriz grande y dura), y retraso en la cicatrización.

Categorías: Enfermedades, Dermatología,
Compártelo:
Tags: heridas,
Artículos relacionados
Sábado, 6 de noviembre de 2010.
Sábado, 23 de marzo de 2002.
Sábado, 9 de octubre de 2004.
Domingo, 6 de agosto de 2000.
Domingo, 28 de noviembre de 2010.
Sábado, 26 de abril de 2003.
Lunes, 27 de diciembre de 2010.
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña