INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Enfermedades

Enfermedades del bazo

Jueves, 4 de marzo de 2004.

Enfermedades del bazo¿Qué es el bazo?

El bazo es un órgano situado dentro del abdomen, en la parte superior izquierda conocida como hipocondrio izquierdo.

Se encuentra bajo el diafragma y protegido por la parte inferior de la parrilla costal izquierda. El bazo pesa aproximadamente 150-200 gramos en situación normal en el adulto.

Tiene un doble acceso vascular por el sistema porta y la circulación sistémica.

Con bastante frecuencia, aproximadamente en el 10-15% de la población, pueden hallarse formaciones constituidas por tejido esplénico separadas anatómicamente del órgano, conocidas como bazos accesorios.

El bazo es un órgano de consistencia blanda rodeado de una cápsula fibrosa que emite trabéculas al interior. Al corte del mismo, se observa una masa friable llamada pulpa esplénica de color rojizo en su mayoría (pulpa roja) en el seno de la cual se observan nódulos blanquecinos de 1 mm llamados pulpa blanca. La pulpa blanca es tejido linfoide periférico, con una zona central formada por linfocitos T y una periférica con células B. En la pulpa roja se distinguen los sinusoides y los cordones de Billroth. Los sinusoides esta formados por células endoteliales adyacentes y apoyadas en una membrana basal fenestrada. Los cordones están formados por células reticulares interconectadas como una esponja constituyendo espacios irregulares.

¿Que hace el bazo en nuestro organismo?

El bazo realiza múltiples funciones conocidas, a destacar:

1. Participa en reacciones inmunológicas, es fundamental para la síntesis de inmunoglobulina de tipo M. Se dice que es el ganglio linfático mayor del organismo.

2. Realiza la fagocitosis por medio de sus células macrofágicas de bacterias, parásitos, partículas extrañas y células propias alteradas (p.e. hematíes esféricos y rígidos o hematíes recubiertos por anticuerpos) o senescentes.

3. Eliminación de restos nucleares del hematie inmaduro.

4. Depósito de hierro.

5. Es un foco de hemopoyesis durante la vida fetal. Puede reaparecer está función en algunas situaciones patológicas.

¿Cuales son los mecanismos mediante los cuales el bazo enfermo provoca trastornos?

La lista de enfermedades que pueden afectar al bazo es muy numerosa. Sin embargo, los mecanismos de enfermar son compartidos por muchas de ellas y pueden reducirse a tres:

1.- Esplenomegalia:

Consiste en el aumento de tamaño del bazo. Es uno de los grandes signos patológicos, si bien de origen muy diverso. Basándose en el mecanismo y en que se acompañe o no de aumento del tamaño de los ganglios linfáticos distinguimos:

a) Mecanismo de esplenomegalia y adenomegalias

  • Proliferación reactiva de linfocitos y macrófagos en cuadros infecciosos o inflamatorios.
  • Proliferación neoplásica o tumoral de linfocitos y macrófagos.
  • Acúmulo de lípidos en macrófagos por la falta de enzimas específicos que permitan su eliminación, como en la enfermedad de Gaucher.

b) Mecanismo de esplenomegalia sin adenomegalias

  • Hiperplasia del sistema de la fagocitosis en base al estímulo continuado para la fagocitosis, p.e. anemias hemolíticas y trombopenias autoinmunes.  Es un aumento funcional puesto que la esplenomegalia se deriva de la realización en exceso de una de sus funciones.
  • Desarrollo de focos de producción de células sanguíneas, bien compensadores en anemias hemolíticas como talasemias, o neoplásicos en síndromes mieloproliferativos.
  • Acúmulo de sangre, en el síndrome de hipertensión portal de las enfermedades hepáticas crónicas y cirrosis hepáticas.
  • Infiltración y acumulación de sustancia extrañas, como el amiloide en amiloidosis.

2.- Hiperesplenismo

Se conoce de este modo a la asociación de los siguientes hechos:

  • Disminución de las células sanguíneas, una o más. Si disminuyen todas las células sanguíneas (hematíes, leucocitos y plaquetas) se habla de pancitopenia.
  • Esplenomegalia, o aumento de tamaño del bazo
  • Medula ósea con cuantía de células normal o aumentada
  • Normalización tras la o extirpación del bazo (esplenectomía).

Se deberían excluir las anemias hemolíticas, leucopenias y trombopenias inmunológicas en las cuales los hematíes, leucocitos y plaquetas recubiertos por anticuerpos dirigidos contra estructuras propias son destruidos en un bazo normal.

3.- Hipoesplenismo

Consiste en la disminución o anulación de las funciones del bazo. Puede ocurrir tras extirpación quirúrgica del bazo, por la existencia de múltiples infartos que prácticamente hagan desaparecer el tejido esplénico, como en la drepanocitosis y por mecanismos desconocidos como en la enfermedad celiaca y colitis ulcerosa.

¿Qué manifestaciones clínicas puede tener la afectación del bazo?

La esplenomegalia puede suponer un problema por el  espacio físico en la cavidad abdominal y producir dolorimiento en hipocondrio izquierdo y sensación de plenitud gástrica precoz al comprimir el estómago. 

También es causa de un aumento de la fragilidad que condicione ante mínimos traumatismos una rotura del bazo. Dado que se trata de un órgano prácticamente intravascular, la perdida de sangre continuada tras la rotura del bazo dentro de la cavidad abdominal puede llevar a shock y muerte, si no se actúa de forma rápida.

El gran crecimiento del bazo puede dar problemas de falta de riego sanguíneo a ciertas zonas y provocar necrosis de la misma (infarto esplénico) y dolor.

¿Cómo saber o confirmar que nos encontramos ante una enfermedad o proceso con afectación del bazo?

La exploración clásica del bazo se realiza básicamente mediante la palpación. En situación normal, el bazo no es palpable en hipocondrio izquierdo. Su palpación, prácticamente siempre significa que está patológicamente agrandado.  La magnitud de la esplenomegalia se expresa en traveses de dedo o mejor en centímetros por debajo del reborde costal izquierdo. La percusión puede ayudar a la exploración. 

La ecografía abdominal y la tomografía axial computerizada abdominal permiten valorar más objetivamente el tamaño del bazo. La radiografía simple puede ser útil en algún caso.

Se admite que el bazo grande secuestra y destruye a las células sanguíneas provocando la aparición de una disminución de los hematíes (anemia), leucocitos (leucopenia) y plaquetas (trombopenia), o sea de citopenias que se observan en el hemograma.

¿Que consecuencia puede tener la afectación del bazo?

El aumento de tamaño en algunos casos dará lugar a la sintomatología descrita y a la disminución de alguna de las células sanguíneas. También es más fácil que se produzca su rotura ante un traumatismo, y raramente de forma espontánea.

Las consecuencias de la disminución de las funciones del bazo son ciertos cambios en la cantidad y calidad de las células sanguíneas y el aumento del riesgo de sufrir infecciones graves, más frecuentemente por bacterias que tienen la característica de estar recubiertas por una cápsula.

¿Que consecuencia puede tener la afectación del bazo?

El aumento de tamaño en algunos casos dará lugar a la sintomatología descrita y a la disminución de alguna de las células sanguíneas. También es más fácil que se produzca su rotura ante un traumatismo, y raramente de forma espontánea.

Las consecuencias de la disminución de las funciones del bazo son ciertos cambios en la cantidad y calidad de las células sanguíneas y el aumento del riesgo de sufrir infecciones graves, más frecuentemente por bacterias que tienen la característica de estar recubiertas por una cápsula.

¿Cómo se evitan los problemas relacionados con las enfermedades del bazo?

La vacunación frente a los gérmenes más frecuentemente implicados en infecciones severas por disminución de la función del bazo , se debería realizar siempre antes de toda extirpación del bazo programada o después en caso de que se realice de forma urgente.

La toma de antibióticos eficaces frente a dichos gérmenes de forma prolongada en el tiempo permite evitar infecciones severas.

¿Cómo se solucionan los problemas relacionados con el bazo?

La afectación del bazo en el seno de múltiples enfermedades requiere un tratamiento correcto y específico de la enfermedad principal que da lugar al problema del bazo.

En algunas ocasiones, el bazo puede llegar a ser el problema principal por su excesiva función o su gran tamaño y requerir un tratamiento que consiste habitualmente en su extirpación, bien de forma quirúrgica (cirugía clásica o laparoscópica) o bien mediante la embolización y supresión del riego sanguíneo esplénico que lleva a una disminución de función. En raras ocasiones, se puede recurrir a la irradiación del bazo para disminuir su tamaño y su función.

En caso de sospecha de rotura del bazo, tras accidente de tráfico u otro, la solución también pasará por la extirpación del órgano de forma urgente.

¿Cuándo acudir al médico?

No parece probable que se acuda al médico directamente sospechando una enfermedad del bazo. Si es frecuente que se acuda por una sintomatología diversa que permita el diagnóstico de una enfermedad que afecta al bazo y ello se demuestre en los estudios que se realicen dirigidos al diagnóstico.

Entonces, en el seno de cualquier dolencia, será el médico o cirujano quién investigará la existencia de afectación del bazo sobre la base de la sintomatología presente, los datos analíticos y la frecuencia de dicha afectación en la enfermedad que se esté estudiando.

Las diferentes enfermedades que pueden afectar al bazo pueden llevar al paciente a ser seguido y controlado por médicos especialistas diferentes, p.e. las hepatopatias crónicas deben ser valoradas por especialistas digestivo o hepatología, los linfomas y anemias hemolíticas por un hematólogo, el lupus eritematoso por reumatólogo o internista, el paludismo por un especialista en infecciones.

Artículos relacionados
Martes, 5 de noviembre de 2002.
Domingo, 14 de marzo de 2004.
Sábado, 22 de abril de 2006.
Domingo, 24 de septiembre de 2000.
Domingo, 3 de septiembre de 2000.
Martes, 5 de agosto de 2008.
Domingo, 5 de noviembre de 2000.
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña