INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Urgencias

Lesiones producidas por sustancias cáusticas

Domingo, 2 de octubre de 2005.

Lesiones producidas por sustancias cáusticas¿Qué entendemos por sustancias cáusticas?

La palabra cáustico procede del latín cáusticum, que significa "que quema"; se trata, por tanto, de sustancias enormemente agresivas, que destruyen los tejidos por contacto y que pueden producir la muerte en pocas horas o dejar importantes secuelas de por vida.

La importancia estriba en que los cáusticos más frecuentes forman parte de la mayoría de los productos que se emplean en la limpieza del hogar (detergentes, desoxidantes como el "salfumán", hipocloritos o lejías, por citar algunos ejemplos) y de algunos productos industriales.

¿Cuáles son los agentes cáusticos más frecuentes?

Distinguimos tres grupos:

Ácidos: Los representantes más importantes de este grupo son el ácido clorhídrico o salfumán, utilizado para uso doméstico en la limpieza y desinfección de inodoros y piscinas (desprende típicamente un gas que es irritante bronquial); el ácido sulfúrico, conocido como vitriolo, superconcentrado, o sulfocrómico (sulfúrico al 40%) y utilizado ampliamente como desoxidante; el ácido nítrico y el fluorhídrico.

Álcalis o bases: Dentro de los cuales tenemos el hidróxido sódico o sosa cáustica, utilizado fundamentalmente como desatascador; el hipoclorito sódico o lejía doméstica, utilizada para lavar, blanquear y desinfectar; el hidróxido amónico o amoniaco, usado como fertilizante y al 70 % en el hogar, y el cálcico o cal viva.

Oxidantes: Como el permanganato sódico y potásico, de uso doméstico y en la industria.

El más peligroso es el ácido sulfúrico, y luego el nítrico. El ácido sulfúrico con una dosis aproximada de 4 gramos ingerido con el estómago vacío produce la muerte. En cuanto a los álcalis, los más tóxicos son los hipocloritos y la sosa cáustica: con 100-200 gramos de lejía se produce la muerte.

¿Cuál es su mecanismo de actuación de los cáusticos?

Distinguimos dos efectos:

Irritación: Provocan alteraciones en los tejidos y las mucosas consistentes en catarro (secreción de moco nasal), congestión e inflamación.

Causticación: Es la destrucción química celular que presenta distintos aspectos según se trate de un ácido o un álcali. Los ácidos coagulan las proteínas, formándose una escara o costra de tejido muerto, dura, seca y opaca, lo que supone un obstáculo para la progresión de la quemadura. Los álcalis disuelven las proteínas y reaccionan con las grasas, lo que favorece la progresión de la destrucción. La escara resultante es blanda, untuosa y traslúcida. 

¿Con qué intención puede producirse la ingestión?

Desde el punto de vista legal puede tratarse de:

Suicidio: No suele ser muy frecuente y cuando ocurre se debe fundamentalmente a la ingesta de lejía. La muerte va precedida de un periodo de sufrimiento largo y angustioso, y si se sobrevive las secuelas son muy importantes. Normalmente existe un trastorno psiquiátrico de base, casi siempre depresión y probablemente el sujeto reincidirá.

Homicidio: Muy raro por la dificultad de disimular el olor y el sabor de las sustancias cáusticas.

Accidental: Es la forma de presentación más frecuente, ya sea en el medio laboral (por inhalación o digestión) o a nivel doméstico por confusión o como intoxicación infantil. 

¿Cuáles son las manifestaciones de la ingestión de cáusticos?

Distinguimos tres fases:

Inicial o tras la ingesta: En primer lugar aparece un dolor intenso y agudo en la boca y todo el tracto digestivo, que se acompaña de vómitos alimenticios al principio y luego hemorrágicos con restos de la mucosa destruida. Debido a que suelen desprenderse gases, éstos ocasionan eructos que aumentan el dolor.

Los vómitos, los eructos y los intentos de deglución originan tal dolor que puede producirse un colapso cardiocirculatorio con bajada de la tensión arterial, pulso cardiaco rápido y débil, y finalmente la muerte.

También puede producirse regurgitación hacia la vía respiratoria o por haber alcanzado el cáustico la laringe lo que ocasiona inflamación de la glotis y asfixia mecánica. La exploración de las lesiones en la boca, lengua y paladar, el color (escaras negras por ácido sulfúrico, amarillas o naranjas por ácido nítrico nítrico, y blancas en el caso del salfumán o clorhídrico) y el olor, nos orientarán hacia la ingestión de dichas sustancias.

Si la cantidad ingerida ha sido cuantiosa y el cáustico ha llegado al esófago, puede producirse (sobre todo en el caso de los ácidos) una lesión de todas las capas del esófago y perforación. Esta es una complicación gravísima que ocasiona la muerte en más de la mitad de los casos operados y en el 100 % de los no operados. La causa de la muerte suele ser la infección del mediastino o la corrosión de la pared aórtica con sangrado imposible de reponer.

Si el agente causal llega al estómago y este se perfora se produce una infección del peritoneo muy grave que precisa cirugía, y que externamente se manifiesta por un vientre muy duro y tenso, típicamente en tabla.

Así pues, los signos que marcan la evolución pronóstica e indican gravedad son el dolor, la disminución de la tensión arterial y la aparición de perforaciones con infección en el mediastino y cavidad abdominal.

Latencia o espera: Si el paciente sobrevive, en la 2ª semana mejoran las lesiones por un proceso de epitelización caracterizado por la formación de cicatrices y deformaciones.

Retracción o de secuelas: Una vez formadas las cicatrices, éstas si son intensas, conducirán a la dificultad para tragar o ingerir la propia saliva, necesitándose cirugía reparadora. Dichas cicatrices son más frecuentes tras la ingesta de álcalis y asientan principalmente en el esófago y cardias (zona de unión con el estómago). No es raro que la cicatrización se extienda a todo el tercio inferior del esófago, ni que con el tiempo la lesión acabe transformándose en un cáncer. Esta es una de las graves y dramáticas consecuencias de las quemaduras en el tracto digestivo: su facilidad para convertirse en cánceres.

Categorías: Urgencias,
Compártelo:
Artículos relacionados
Viernes, 26 de marzo de 2010.
Viernes, 20 de octubre de 2006.
Martes, 14 de noviembre de 2000.
Sábado, 24 de abril de 2004.
Viernes, 20 de julio de 2007.
Domingo, 7 de diciembre de 2003.
Jueves, 21 de octubre de 2004.
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña