INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Salud de los ancianos

La soledad, un riesgo de salud para los mayores

La soledad, un riesgo de salud para los mayoresUno de los mayores problemas que vive nuestra sociedad es la soledad de las personas mayores. Este problema en vez de mejorar tienda a empeorar, debido a que se estima que cada vez más mayores sufren del mal de la soledad.

A pesar de que vivimos en un mundo cada vez más globalizado y más cercano, la verdad es que cada vez estamos más alejados unos de otros, es decir, vamos a lo nuestro y no nos preocupamos de los demás. Cuando se es joven, esto no es un problema ya que podamos hacer lo que queremos, pero cuando nos hacemos mayores esto se traduce en aislamiento y soledad.

No hay que olvidar que la soledad suele ser un mal que suele pasar desapercibido para la gran mayoría de las personas. Hay que dejar claro que los mayores no quieren ser un estorbo, de aquí que no suelen denunciar su situación, sino que la sobrellevan como pueden. Esto quiere decir que un anciano puede sufrir de mal de soledad, pero en la gran mayoría de ocasiones ni nos enteraremos. Bien porque no le prestamos atención o bien porque se aísla del mundo.

Todo esto provoca que la calidad de vida de nuestros mayores no sea buena, es decir, tras estar muchos años de su vida trabajando, en la recta final de su vida se encuentran aislados y sin compañía. Esto provoca que su estado físico como emocional no sea bueno, de aquí que su calidad de vida tampoco lo sea. Es más, según hemos podido comprobar, muchas personas pierden las ganas de vivir, debido a que la amargura les invade. Es más, este problema suele ser todavía peor cuando los mayores tienen descendientes y se encuentran en la situación de soledad.

Por otra parte, como una sociedad moderna que somos, no solo deberíamos atender los casos directos, sino que también tendríamos que atender los casos indirectos para conseguir que ningún anciano estuviese solo y por ello sufriese en sus carnes la problemática de la soledad. Y es que si cuando eres joven la soledad te puede parecer un mundo, el problema te parecerá todavía más grande cuando eres mayor y no tienes medios para relacionarte con otras personas y estar acompañado para dejar de lado esa soledad.

¿Cómo se puede solucionar la soledad de los mayores?

Las nuevas tecnologías pueden ser grandes aliadas a la hora de conseguir que los ancianos puedan estar en contacto con otras personas y por ello dejar de lado la soledad. Por ejemplo el chat para más de 60 años está dando muy buenos resultados. Eso sí, esta opción solo es apta para las personas que tienen conocimientos mínimos de informático. Es por ello por lo que muchos voluntarios están ofreciendo cursos de informática gratuitos, con el fin de que puedan conocer las nuevas tecnologías y usarlas para sentirse un poco más ocupados. Recuerda, este tipo de cursos no solo van dirigidos a que los mayores puedan aprender, sino para que puedan estar acompañados durante el tiempo que duran los cursos.

Los mayores necesitan ser estimados y reconocidos para conseguir que su estado de ánimo mejore. Es importante que cuando una persona mayor te quiera hablar no la dejes de lado, sino que le des conversación para que se pueda entretener. Muchas personas mayores solo buscan a alguien con quien hablar para sentirse valoradas y hacer que las horas dejen de hacerse eternas en la soledad. Por este motivo, muchas organizaciones sociales buscan voluntarios para que visiten las viviendas de estas personas. Así se consigue que la persona pueda estar acompañada durante unas horas, a la vez que se aseguran de que la persona se encuentra bien y no necesita nada en especial. Y es que una vez más, recuerdo que las personas mayores no suelen quejarse ante el mundo, de aquí que pasen desapercibidas para la gran mayoría de la población como leemos en WebConsultas.

Hay que recordar que la compañía es muy importante. Es importante que se relacionen con personas de su edad, pero también es muy importante que se rodeen de personas jóvenes. Y es que los jóvenes están llenos de alegría y energía. Es decir, si una persona mayor se rodea de este tipo de personas, recibirá dicha energía y sus ganas de vivir serán mayores.

Por otra parte hay que recordar a las familias que no hay que dejar de lado a los mayores. El trabajo no es excusa para dejarlos tirados. En muchos casos, los hijos y los nietos solo visitan a los abuelos una vez cada 7 o 15 días. Esto hace que el resto de los días se hagan eternos para los abuelos y el estado de soledad aumente.

Tampoco hay que olvidar a los recién jubilados que amaban su trabajo. Muchas de estas personas dan un bajón emocional muy grande, por lo que hay que estar a su lado socialmente para evitar que la soledad se los lleve por delante.  

También te recomendamos:
Categorías: Salud de los ancianos,
Compártelo:
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña