INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Salud del niño

Problemas de agresividad infantil

Problemas de agresividad infantilLa desobediencia de los hijos es uno de esos problemas que a los padres más dificultades les da. Pero es uno de los que con más fuerza tiene que atajar, porque de no hacerlo éste puede convertirse en un problema futuro que puede causar agresividad, falta de socialización, problema de adaptación, fracaso escolar y un largo etcétera más.

Al hablar de niños agresivos no solo hablamos de niños violentos físicamente, sino de agresividad física y psíquica. La violencia de sus actos se ve reflejada en palabrotas, gritos, puntapiés, tirones de pelo, insulto, actos despectivos, arañazos, etc. Este tipo de comportamiento leído puede parecer exagerado, pero estamos ante un problema por desgracia demasiado común que aparece generalmente al año de vida.

Por supuesto los bebés no nacen que esos impulsos de agresividad tan fuertes. Cuando el pequeña nace presenta los impulsos de amor y los de agresividad equilibrados, y poco a poco los distinguirá mediante el contacto con su entorno. Los vínculos afectivos que reciba desde esa tierna infancia marcarán en gran medida su personalidad, por lo que es imprescindible que el bebé se sienta a salvo y protegido en el entorno familiar más cercano.

Como decimo el entorno repercutirá en la futura personalidad del bebé, y es que su familia lo es todo para el pequeño. Por ello debemos ser un modelo de amor, disciplina, respeto, tranquilidad y comportamiento sosegado en general. Los sentimientos que le trasmitamos son los que él posteriormente trasmitirá.

Una actitud agresiva, desafiante o impaciente con el pequeño puede ser el desencadenante de una futura conducta agresiva. La falta de disciplina también puede causar desobediencia con el paso del tiempo. Una conducta hostil hacia el niño sin que nos demos cuenta fomentará la agresividad en el niño.

Pero cuidado porque no solo es la actitud que tengamos hacia el niño la que influye en el pequeño, porque la actitud que se respire entre los diferentes miembros de la familia también es algo que el niño recoge y asume.

Unos padres que no se lleven bien o que den malas contestaciones a los otros hijos, o unos hermanos que estén siempre peleándose influirán en las percepciones del bebé y seguramente éste mostrará ese mismo tipo de actitudes agresivas. Como vemos son muchos los aspectos que hay que cuidar en cuanto a educación infantil, por eso todo tipo de consejos de educación infantil disponibles en diferentes redes como internet, revistas o consejos de amigos pueden sernos útiles.

Los pequeños son unas “esponjas” en cuanto a conducta, y todo lo que vean de sus “ejemplos a seguir”, que son su familia, ellos lo llevarán a cabo al poco tiempo de verlo. Así que mucho cuidado con como nos comportamos en casa con el pequeño. Si hay diferencias en la familia, dar ejemplo al hermano o hijo pequeño puede ser una buena manera de empezar a solucionarlos.

También te recomendamos:
Categorías: Salud del niño,
Compártelo:
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña