INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Salud familiar

Cómo sentarse bien en el trabajo y evitar dolores de espalda

Cómo sentarse bien en el trabajo y evitar dolores de espaldaSi eres de las personas que tienen que permanecer muchas horas sentado en la silla del trabajo, debes tener claro que una mala posición puede provocarte daños y dolores de espalda.

Por este motivo, si no quieres sufrir estos problemas, es importante que pongas remedio a tu problema en el menor periodo de tiempo posible. Es decir, debes aprender a sentarte de manera correcta sobre la silla para evitar este tipo de dolores.

Según los expertos, es recomendable levantarse al menos una vez cada hora para estirar las piernas y así estirar el resto de los músculos del cuerpo. Pero si no tienes esta opción, entonces debes aprender a sentarte bien para evitar este tipo de problemas.

Consejos para sentarse bien en el trabajo

En primer lugar, siempre deberás tener a tu disposición una silla adaptada a tus necesidades. Ten en cuneta que la gran mayoría de sillas se pueden amoldar a la altura de cada persona. Si tienes la suerte de disfrutar de este tipo de silla, te recomiendo ponerla a una altura en la cual tus pies no queden colgando ni estés demasiado bajo. De esta manera evitarás perder la curvatura lumbar y por ello te encontrarás mucho más a gusto en la silla. Realmente es muy incómodo estar con los pies colgando, por lo que es una posición de lógica.

A la hora de regular la silla, es importante que la silla este regulada a una altura en la cual tus rodillas estén alineadas horizontalmente. Además, es importante tener la silla lo más cerca de la mesa con el objetivo de poder tener una postura adecuada y derecha. Eso sí, la mesa también no debe estar cerrada por la parte de abajo para evitar que no podamos tener una buena posición con las piernas.

Si notas que tu espalda no llega al respaldo o sufres dolores de espalda, también puede ser una buena opción comprar el mejor cojín lumbar, a través del cual conseguirás una mejor posición y una disminución del dolor en caso de que este esté presente. No olvides que el cojín es una herramienta que te permitirá disfrutar de una buena comodidad en todo momento, por lo que no importa la edad que tengas para usarlo.

Otra de las cosas que debes valorar es no sentarte con medio culo fuera de la silla al estilo infantil. Esta práctica suele ser muy común entre los empleados jóvenes. Esta posición es realmente mala para tu espalda. Lo más recomendable es que 2/3 de los muslos estén apoyados en la silla. Ten en cuenta que si te sientas al límite de la silla, la postura lumbar se cansará mucho más, lo cual provocará que la espalda se curve y la zona termine por dolernos antes o después.

No olvides que el respaldo de tu silla siempre debe estar recto. No cometas el error de pensar que un respaldo que no está recto es más cómodo porque lo que estarás haciendo es dañar de manera directa a tu espalda. Es más, el respaldo como mínimo debería llegar hasta el omoplato para tener la seguridad de tener una buena posición. Pero si la silla que usas es de estilo directivo, entonces será mejor ya que tu espalda podrá estar más apoyada y más cómoda.

Si no quieres sufrir dolor de espalda, no cruces las piernas mientras estás sentado en la silla. Es más, las rodillas siempre deberían estar ligeramente separadas para conseguir una posición adecuada. En cambio, si cruzas las piernas, la circulación de la sangre se paraliza y por ello notarás una sensación de hormigueo muy desagradable. (fuente: huffingtonpost.es)

Si quieres disfrutar de una buena comodidad, apuesta por comprar una silla con antebrazos.

Si trabajas con un ordenador, no debes olvidar que la pantalla debe estar a una distancia mínima de 40 cm sobre tu vista y estar alineada con tus ojos para evitar que tengas que agachar o subir la cabeza. Ten en cuenta que si la pantalla no está alineada, esto creará tensión en la zona cervicodorsal. Por este motivo siempre se recomienda poner el portátil en una posición más elevada, ya que normalmente suelen estar más bajos que la propia mirada.

Como has podido ver, parece que hay muchas normas que seguir para poder tener una buena posición sobre la silla de trabajo. Pero si aprendes a sentarte bien sobre la silla, estas normas las cumplirás en todo momento y con el tiempo pasarán a ser algo común, es decir, ya no deberás pensar si estás bien sentado o no, porque lo harás bien de manera automática. Y recuerda, si sigues estas normas, no solo conseguirás reducir al máximo el riesgo de sufrir un dolor de espalda por pasar muchas horas sentado, sino que además darás una buena imagen en la empresa.

También te recomendamos:
Categorías: Salud familiar,
Compártelo:
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña