INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Salud familiar

¿El Wi-Fi es peligroso para nuestra salud?

¿El Wi-Fi es peligroso para nuestra salud?No cabe duda de que en la actualidad un gran número de dispositivos inalámbricos diferntes han pasado a formar parte de nuestro día a día. Diversas voces alarmistas se alzan ante este hecho afirmando que el uso continuado del wi-fi y de las nuevas tecnologías y dispositivos inalámbricos puede llegar a afectar de forma nociva a nuestra salud. A continuación se presentan algunos datos al respecto.

Dispositivos inalámbricos: nuestro pan de cada día

Los ordenadores, las tabletas electrónicas, los portátiles, los smartphones o teléfonos móviles inteligentes y diferentes dispositivos inalámbricos se han vuelto imprescindible en nuestras vidas y desde luego no pasa un día sin que utilicemos alguno de ellos. Aunque estas nuevas tecnologías son realmente útiles y sin duda han cambiado y revolucionado las comunicaciones tal y como se conocían hasta ahora, también cabe reseñar que desprenden y crean unas radiaciones o campos electromagnéticos que a niveles altos pueden calentar tejidos biológicos y por tanto pueden resultar verdaderamente nocivos para la salud.

Es por ello que diferentes grupos, algunos especialistas y distintas asociaciones de ciudadanos han comenzado a pedir que se tenga precaución con el wi-fi, que se endurezcan las normativas que lo regulan en espacios públicos y sobre todo que se refuerce la vigilancia en zonas de riesgo o lugares más delicados como hospitales o escuelas infantiles.

Aunque la falta de presupuesto durante la crisis económica ha hecho que finalmente no se implementara el plan previsto para las escuelas españolas que quería venir a sustituir el libro por el ordenador portátil, sí han sido muchas las escuelas en las que el ordenador y las nuevas tecnologías juegan un papel clave en el desarrollo del aprendizaje y de las clases de los niños y es por ello que se ha creado una asociación que alerta de los peligros de la contaminación electromagnética. Aunque entienden que las nuevas tecnologías proporcionan un gran número de beneficios también al aprendizaje de los niños, defienden que se deben de tratar con cuidado y de forma racional.

Muchas redes actuando a la vez

Y es que el verdadero problema, afirman los más críticos con estas tecnologías, no es que se trate de una red, sino de que son muchas las redes wi-fi a las que nos vemos sometidos en nuestro día a día cotidiano. Las normativas en torno a esto son muy permisivas para los que afirman que estas redes pueden llegar a dañar de forma efectiva nuestra salud.

En concreto en la Unión Europea se limita la potencia emitida y son los fabricantes y los operadores los que deben cumplir con estas normativas, que pretenden garantizar la protección de la salud y la seguridad tanto de los usuarios que cuentan con Wi-Fi como del público general que se encuentra sometido cada día a estas ondas.

Conclusiones no alarmistas y consejos sensatos

Muchos de los grupos críticos con las redes Wi-Fi señalan que el estar cansado o contar con dolores de cabeza, o dormir mal o no poder concentrarse probablemente se deba a este tipo de radiaciones, pero realmente se tratan de síntomas que pueden apuntar a otros muchos diagnósticos. Las alarmas, al final, son infundadas. Las señales a las que se teme, las señales Wi-Fi suelen operar en frecuencias ubicadas de 2,4 GHz o 5 GHz, las mismas que las de los microondas, que las de los móviles o que las de otros dispositivos que por ejemplo utilicen Bluettooth.

Son radiaciones no ionizantes y, al contrario que por ejemplo los rayos X no cuentan con la suficiente energía para poder ionizar a los átomos, ni podrían llegar a causar daño en ningún tipo de tejido vivo presente en nuestro cuerpo. Lo que si puede suceder, pero como también pueden llegar a hacerlo los infrarrojos o los microondas, pueden producir calor. Esto tampoco quiere decir que sean cien por cien seguras... pero casi. Realmente una onda de microondas es mucho más peligrosa que una red Wi-Fi porque tiene 100.000 veces más potencia que ésta. Y por ejemplo, las ondas del móvil tienen mucha más potencia. Por explicarlo de forma sencilla, si te pasas un año entero recibiendo radiaciones Wi-FI tendrás encima la misma "dosis de radiación" que cuando realices una llamada de 20 minutos.

Pero, como siempre, más vale prevenir que curar y es por ello que no estará mal tomar algunas medidas de precaución con los dispositivos inalámbricos que se vayan a utilizar tales como alejar el dispositivo de la cabeza, colocar el wi-fi al menos a un metro de dónde se suele estar, apagar los puntos de acceso cuando no se estén utilizando o instalar sólo una red Wi-fi en lugares públicos.

También te recomendamos:
Categorías: Salud familiar,
Compártelo:
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña