INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Salud familiar

¿Estudiar y trabajar a la vez es saludable?

¿Estudiar y trabajar a la vez es saludable?Una práctica cada vez más en uso entre los jóvenes estudiantes es el trabajo a tiempo parcial, ya sea para disponer de dinero propio, apoyar a los padres en los gastos de la hogar, adquirir adiestramiento laboral o, sencillamente, para poder costear en parte los gastos de educación.

Hoy en día vemos esto como algo normal e intrascendente, e incluso beneficioso desde varios puntos de vista que rebasan lo meramente socioeconómico.

Sin embargo, recientes estudios demuestran que trabajar en exceso mientras se estudia puede ocasionar efectos dañinos sobre la salud, por lo que desde ya podemos responder afirmativamente a la interrogante que titula este artículo, aunque profundicemos un poco más para comprender el por qué.

Probables daños

Una investigación realizada en Estados Unidos, sobre una muestra de cerca de 1.800 estudiantes de todos los estratos étnicos y socioeconómicos, arrojó que cuando se trabajan más de 20 horas semanales durante el año escolar, se producen serias afectaciones tanto en el rendimiento académico, como en la salud y el bienestar general.

La gravedad de los daños, al menos en los resultados del estudio, es directamente proporcional a la cantidad de horas trabajadas, lo que vislumbra que en la relación estudio-trabajo no todo es positivo, como muchos quieren creer.

Los autores de la investigación explican que en el análisis tuvieron en cuenta si cada estudiante de la muestra tenía un trabajo temporal o fijo a tiempo parcial durante el período lectivo, la cantidad de horas semanales que cumplían en el mismo, y distintos aspectos del nivel académico, como la capacidad de concentración en las lecciones y las horas invertidas para el estudio desde casa.

Asimismo, contemplaron otras variables como los problemas de comportamiento, la independencia de los padres, el desarrollo psicológico y social de cada uno, y si presentaban síntomas de cuadros de depresión, ansiedad u otras afecciones comunes mientras se es un escolar.

El procesamiento de toda la información obtenida, según apuntan los investigadores, dio como resultado que los adolescentes que dedican al trabajo más de la cantidad de horas mencionada, tienen mayores probabilidades de tener dificultades para concentrarse en clase y rendir académicamente acorde a sus capacidades intelectuales objetivas, e incluso de inclinarse hacia el consumo de drogas para vencer el cansancio físico y la fatiga mental.

Por ello, es posible concluir que estudiar y trabajar a la vez no es saludable desde el punto de vista mental si se trabaja en exceso, como tampoco lo es desde la arista física, porque inevitablemente quienes trabajan, descansan menos.

¿Becas mejor que trabajar?

A pesar de lo revelado por la investigación, desde becasmecd.es nos dicen que el fenómeno analizado no se comporta igual en todos los escenarios. Puede ser que a pesar de la cantidad de horas que se trabaje, un estudiante no decaiga en su rendimiento académico, sino todo lo contrario, siempre que el trabajo que está haciendo esté relacionado con lo mismo que estudia, tal y como si se tratase de una práctica laboral, remunerada o no.

En este caso, los efectos del trabajo son positivos, porque calza lo que el educando aprende en clase, y lo dota de conocimiento práctico para comprender mejor la teoría.

De igual forma, es incuestionable que los estudiantes que trabajan ostentan una mayor autonomía económica y social, lo que impacta positivamente en su autoestima y sentido de la responsabilidad, y los prepara mejor para su autorrealización en la vida.

También te recomendamos:
Categorías: Salud familiar,
Compártelo:
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña