INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Salud familiar

Qué es la reflexología o acupresión

Qué es la reflexología o acupresiónSeguro que has escuchado en más de una ocasión la técnica de reflexología o incluso la acupresión. Estas palabras son muy similares y pueden solucionarte muchos problemas físicos con su tratamiento, aunque en muchas ocasiones para obtener unos resultados positivos, lo que tienes que tener claro es que debes de practicar durante mucho tiempo para convertirte en un profesional de estas técnicas que desde hace siglos se consideran curativas y muy beneficiosas para nuestro organismo.

¿En qué consiste la reflexología?

Estos dos métodos provienen de Oriente, de la antigua medicina China, los cuales comparten la creencia de que en nuestro cuerpo existen una serie de puntos que, al presionarlos, son capaces de liberar el estrés que sufre, como también de aliviar diferentes dolores o incluso sanar.

En el caso de la acupresión lo que se busca es liberar el Qi que se encuentra en nuestro organismo pero que debido a ciertas tensiones queda retenido en partes de nuestro cuerpo y por lo tanto, para liberarlo, necesitamos estimular aquellas zonas en las que se encuentra bloqueada. Con la presión de estas partes, se puede conseguir que el Qi de nuestro ser se siga fluyendo libremente y de esta manera recuperemos la energía y por lo tanto, también la salud.

Una de las técnicas de acupresión más famosas es la acupuntura, la cual lo que hace es presionar diferentes puntos con la ayuda de unas agujas especiales para esta tarea, que lo que consiguen es liberar la presión del músculo, consiguiendo que, después de una de estas sesiones la persona se sienta más ligero y con una energía extra. En otros casos, la reflexología o acupresión es realizada tumbando a la persona en unas esterillas de Pranamat para luego, presionar las zonas indicadas por los dedos y en especial con el pulgar.

Hay que saber que existen muchos tipos de reflexología o acupresión, en el anterior párrafo hemos citado dos de ellos, sin embargo, también podemos encontrarnos la que se usa con el pie, o también llamada reflexología corporal tailandés, en la que la persona que está realizando la técnica se coloca sobre la que está recibiendo el tratamiento y con la ayuda de los pies, va pisando dichas zonas para liberar la energía. También puede usarse el brazo o el codo, o incluso hay muchos especialistas que prefieren las piedras o en algunos casos, un hueso raspado, una técnica que se la conoce como guasha.

Beneficios de la reflexología

Muchas personas cuando se les habla de la reflexología no confían en su eficacia, y piensan que tomando una pastilla o medicamento van a sanar el dolor de espalda o aliviar el estrés que han generado después de muchas semanas o meses de estrés y tensión. Sin embargo, aquellas personas que llegan a probarlo, pueden asegurar que realmente alivia mucho y que no lo cambiarían por nada.

Para explicar su funcionamiento viene muy bien ponerse en el lugar de la persona que sufre o ha sufrido estrés. Por lo general, suele focalizarse dicha sensación en un punto de su cuerpo, ya bien puede ser las cervicales, las lumbares, la cabeza o incluso el estómago. Si los síntomas que se sufren causados por un sentimiento o emoción se revierten en nuestro organismo y en puntos clave, una de las mejores formas de eliminar esto, además de controlar con otras técnicas el estrés, es la presión sobre algunas zonas indicadas del cuerpo que harán que esa sensación de carga desaparezca. Como todo, hay que realizar varias sesiones para que finalmente termine por desaparecer la sensación que tenemos de malestar, pero una vez que vaya remitiendo, nuestro cuerpo irá mejorando y nos sentiremos más libres de seguir con nuestra vida. Por decirlo de otra manera, la presión de estos puntos se puede representar como unas grietas en una presa de agua, al final, nuestra energía va a conseguir que dicha grieta se rompa y nuestro bloqueo desaparezca para hacer correr toda nuestra energía libremente y con más fuerza que nunca.

También te recomendamos:
Categorías: Salud familiar,
Compártelo:
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña