INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Vivir sano

Cómo afecta a la salud el uso abusivo de la calefacción

Cómo afecta a la salud el uso abusivo de la calefacciónSi bien la calefacción puede ser una forma interesante de protegernos del frío en los días más duros del otoño y el invierno, sin duda son muchas las personas que hacen un uso abusivo de ella. En este artículo te contamos cuáles son las formas en las que un exceso de calefacción afecta negativamente a tu organismo. Sigue leyendo para conocer cómo afecta a la salud el uso abusivo de la calefacción.

Puede provocar infecciones respiratorias

En primer lugar, un uso excesivo de la calefacción puede provocar infecciones respiratorias. Aunque no lo creas, la temperatura excesiva de la calefacción consigue que el ambiente se seque mucho, y esto propicia la aparición de todo tipo de infecciones respiratorias. De esta manera se secan las mucosas y las personas pierden la capacidad de defensa en el organismo que les ayuda a protegerse de las bacterias externas. De esta forma, la calefacción en exceso puede provocar problemas como la bronquitis, así como también otras infecciones o enfermedades respiratorias que pueden llegar a cronificarse.

Seca la piel y los ojos

Además, si tienes cualquier tipo de problema con tu calefacción los expertos de ServicedeAsistencia nos recomiendan llamar cuanto antes a unos buenos profesionales, ya que en caso contrario ésta puede propiciar al máximo la sequedad en tu piel y también en tus ojos. La calefacción provoca muchísima sequedad en el ambiente y hace que la piel esté más tirante y más seca. Además la calefacción utilizada en exceso u si presenta algún problema puede provocar también descamación y picor en la piel de las personas que estén en los espacios dónde se encuentre ubicada, así como también sequedad ocular que puede incluso derivar en una conjuntivitis fuerte. Además la sequedad ocular provocada por la calefacción puede derivar también en problemas de conjuntivitis. Los problemas de piel que provoca la calefacción pueden incluso tener que llegar a ser tratados con tratamientos cosméticos o dermatológicos en los casos más graves.

La calefacción deshidrata

Asimismo, un uso abusivo de la calefacción también puede provocar diferentes problemas de deshidratación en las personas que estén expuestas a ella. La humedad del aire es clave para cuidar tu organismo. De esta forma, para que la humedad sea óptima para protegeros a ti y a tus seres queridos debe encontrarse en el ambiente entre 50 y 60 por ciento. Con esto queremos decir que si la humedad se encuentra por debajo, como suele suceder al usar la calefacción excesivamente esto puede ser peligroso para tu salud con lo que los expertos recomiendan regular el uso de la calefacción e incluso complementarla con humidificadores de calidad para aportar humedad al ambiente.

Más constipados

Por otro lado, aunque la mayoría de personas piensa que la calefacción es la manera correcta de evitar el frío en casa o en la oficina y por tanto de decir adiós a los constipados, debes saber que esto no es del todo cierto. Lo que ocurre realmente es que los cambios de temperatura rápidos y bruscos favorecen que aparezcan muchos más constipados y catarros, además de que suelen provocarlos. Piensa que si la temperatura dentro de casa u en la oficina y la del exterior es realmente diferente produciéndose un cambio extremo en tu cuerpo esto puede llegar a provocar la aparición de resfriados mucho más que el pasar un poquito de frío en casa y después salir al exterior y que haga algo más de fresquete. Esto también pasa si hay habitaciones con diferente temperatura dentro de casa, por ejemplo si tienes la calefacción en el salón pero después te vas a dormir y tienes tu habitación helada.

Seca las mucosas

Además la sequedad del ambiente que provoca la calefacción también hace que se sequen nuestras mucosas. Esto es muy peligroso porque puede llegar a generar muchos problemas y molestias. La sequedad de las mucosas respiratorias, de la zona de la nariz, la laringe y la tráquea consigue que las células defensivas no produzcan suficiente moco y por tanto no se eliminan las bacterias que quieren entrar en estas zonas. De esta forma tendrás muchas más probabilidades de contraer infecciones, catarros, gripes, etc.

Más problemas a nivel respiratorio y circulatorio

Si se utiliza la calefacción en exceso por encima de los niveles normales, que podrían considerarse los 25 grados, por ejemplo, además de producir un calor extremo que incluso puede hacerse poco cómodo porque resecará mucho el ambiente, también se estará disminuyendo en gran medida la capacidad de respuesta de las defensas del organismo. Las personas que tengan problemas como el asma o la enfermedad pulmonar crónica sufrirán mucho más con el calor excesivo y deben tener especial cuidado al usar una calefacción en casa o en el trabajo. Por último, algunos sistemas de calefacción concretos como los circuitos de agua o el hilo radiante que se ubican en el suelo pueden agravar algunos problemas circulatorios como por ejemplo las varices.

También te recomendamos:
Categorías: Vivir sano,
Compártelo:
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña