INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Vivir sano

El calzado y su papel en tu salud

El calzado y su papel en tu saludSegún las investigaciones, una persona realiza una media de 10 000 pasos al día, lo que en el transcurso de una vida equivaldría a recorrer cuatro veces nuestro planeta. Ahora imaginemos que, a cada paso que damos, nuestros pies deben sostener el peso de nuestro cuerpo al impactar contra el suelo. Parece una tarea compleja ¿Cierto?

Por tal razón, la elección de un buen calzado es tan importante para nuestro bienestar y nuestra calidad de vida. Desafortunadamente, esto no siempre ocurre, y muchas veces priorizamos las tendencias y los diseños llamativos antes que nuestra propia salud. Si deseas cambiar esto de una vez y por todas, aquí tienes cómo empezar.

Las tres reglas de oro

¿Qué no puede faltar en un calzado de calidad? Primeramente, el confort. Un modelo amplio, que no nos produzca molestias al caminar, será siempre bienvenido para nuestros pies. Además de ello, elegir un buen calzado pasa también por la estabilidad, de modo que la estructura plantar de nuestros pies quede firme y protegida. Finalmente, debemos optar también por zapatos que sean ligeros, pero que al mismo tiempo sean capaces de amortiguar el impacto de nuestros pies contra el suelo. De este modo podremos evitar posibles dolores de espalda y molestias musculares tan indeseables.

Conoce tu pie

Para que tengas una idea, el pie humano se clasifica de tres formas: pie griego, pie cuadrado y pie egipcio. No te asustes, es algo muy simple de asimilar. Por ejemplo, el pie griego es aquel donde el dedo adyacente al dedo gordo presenta la misma altura que este. El pie cuadrado es cuando todos los dedos se encuentran a la misma altura, y en cuanto al pie egipcio, se identifica cuando el dedo gordo es más largo que el resto.

Al mismo tiempo, debes conocer que existen pies pronadores (pisan hacia dentro), pies supinadores (pisan hacia afuera) y pies neutros (no existen desviaciones). Cada uno de estos elementos te permitirá elegir un calzado adecuado acorde a la fisonomía de tu pie.

Atento a las tallas

No todos los fabricantes establecen una medida estándar para sus zapatos. Actualmente existe la numeración europea, la estadounidense y la inglesa, por lo que siempre es importante que midas tu zapato y que no relegues toda la confianza en estos sistemas de medición. Úsalos tan solo como una referencia inicial. Además, debes conocer que la medida de tu pie puede variar a lo largo del día, al igual que en el verano y durante el invierno, como nos dicen desde el portal especializado botasbaratas.net.

Sé práctico

Es importante que establezcas desde el comienzo la utilidad que tendrá tu calzado. No es lo mismo elegir un modelo que usaremos todo el día, durante todo el año, a tener que elegir un calzado que destinaremos solamente para actividades puntuales como realizar ejercicios, salir de paseo, acudir a una fiesta, etc.

El material, muy importante

Hoy en día, el mercado pone a nuestra disposición una amplia variedad de materiales de zapatos, desde el cuero hasta la piel sintética. Conviene entonces conocer a fondo las ventajas y desventajas de cada caso, en aras de asegurar algunas cuestiones importantes para tu salud como la transpirabilidad, la impermeabilidad y la predisposición a sufrir de rozaduras y callos (fuente: efesalud.com).

Consejos finales

Para terminar, te recomendamos que nunca compres zapatos de plástico, y en cambio, apuesta por modelos que te resulten cómodos y flexibles. Las suelas antideslizantes también deben ser un aspecto a considerar, y si poseen un tacón, pues mucho mejor. Para evitar ampollas, callos, raspones, espolones y juanetes, asegúrate de adquirir un calzado que sea cómodo y se ajuste perfectamente al pie.

También te recomendamos:
Categorías: Vivir sano,
Compártelo:
Tags: calzado,
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña