INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Vivir sano

El impacto de un estilo de vida saludable

El impacto de un estilo de vida saludableUn estilo de vida saludable minimiza el riesgo de contraer diversas enfermedades. Estas son originadas por agentes de riesgo variables. Lo que quiere decir que, a su vez, modificando malos hábitos como fumar; una mala alimentación o la inactividad física, descendería el índice de morbilidad.

Los malos hábitos facilitan la presencia de ciertas patologías, como las de origen cardiovascular, el sobre peso o el cáncer. Una gran parte de las enfermedades crónicas se podrían evitar, en cierto modo, controlando los agentes de riesgo comunes.

En relación con esto, llevar una vida sana es responsabilidad de cada individuo. Para ello podemos seguir una serie de recomendaciones como:

Alimentación 

Debemos llevar una dieta sana, variada, sin excesos y apetitosa. Muchos nutricionistas aconsejan la dieta mediterránea, ya que aporta todos los nutrientes necesarios para un buen funcionamiento del cuerpo durante todo el día.

Alcohol

Los especialistas aconsejan que cuanto menor sea el número de bebidas alcohólicas que se consuman, mejor para la salud.

Actividad física

La actividad física, en perfecto equilibrio con la edad y el estado físico de cada persona, se hace imprescindible para llevar un estilo de vida sano y saludable.

Una vida sana y activa, además de posibilitar un estado de salud óptimo, repercute igualmente en nuestra salud mental, estado físico, sistema inmunológico y en nuestras expectativas de vida.

A través de unos estudios recién realizados, se estima que el tiempo y el grado de exigencia empleados en el ejercicio físico pueden agilizar y potenciar nuestra actividad cognitiva.

También, cabe destacar la importancia del buen descanso. Llevar una buena rutina de sueño no sólo es beneficioso a corto plazo, ya que proporciona la energía necesaria para afrontar nuestras tareas diarias, sino también a largo plazo para prolongar el buen estado de partes básicas de nuestro cuerpo, cómo los ojos.

Según la opinión de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, el resultado de llevar un estilo de vida sano es una vida más longeva. De este modo, aumenta la esperanza de vida, ya que minimiza el riesgo de contraer patologías de origen cardiovascular o cáncer, así como enfermedades de diversa índole.

Por otro lado, nuestro estado físico mejorará ostensiblemente. Mediante una dieta equilibrada, un descanso óptimo, la práctica de ejercicio y un mínimo o nulo consumo de alcohol, la pérdida de peso se encuentra asegurada. Además, ralentiza el envejecimiento de la dermis y posibilita un descanso adecuado y provechoso.

La importancia de llevar una vida sana y saludable se hace imprescindible para aumentar nuestras esperanzas de vivir mejor y durante más tiempo. Mantener buenos hábitos, a través del ejercicio y la nutrición, posibilita una excelente calidad de vida. De igual forma, dejar a un lado malos hábitos, como el tabaco o el alcohol, nos servirá de gran ayuda para lograr un estilo de vida saludable.

También te recomendamos:
Categorías: Vivir sano,
Compártelo:
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña