INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Vivir sano

Guía de compra de una silla ergonómica

Guía de compra de una silla ergonómicaLas sillas ergonómicas son aquellas que se adaptarán perfectamente a la salud de tu espalda repartiendo bien el peso de todo tu cuerpo. Ahora bien, no todas las sillas son de buena calidad y es por ello que para elegir la silla ergonómica perfecta te recomendamos seguir los consejos y recomendaciones que nuestros expertos han recopilado en esta guía de compra de una silla ergonómica.

Un buen soporte lumbar

Para elegir bien la silla ergonómica resulta fundamental que ésta cuenta con un óptimo soporte lumbar. Esto es muy importante porque la zona lumbar es una parte muy delicada y también muy sensible de nuestra espalda y si no elegimos la silla a conciencia esta zona se nos cargará muchísimo y podemos llegar a tener problemas. Es importante que la silla que escojas te proporcione un apoyo óptimo en la parte baja de tu espalda para que puedas evitar la fatiga y todo tipo de lesiones.

Materiales de calidad

Asimismo, también resulta fundamental que escojas siempre materiales de primera calidad para tu silla ergonómica. Estos materiales, además de aportar un toque chic y elegante de gama alta a cualquier espacio, son necesarios a nivel de usabilidad porque cuanto más sólidos sean los acabados de una silla (como por ejemplo la malla transpirable o el aluminio pulido) mejores resultados podrás conseguir, además de que será más sencillo para ti asegurarte de que tu silla ergonómica tendrá una larga vida útil.

En cuanto a los materiales es muy importante también elegir siempre sillas ergonómicas que sean transpirables como por ejemplo las sillas con respaldos de malla. Además resulta fundamental también elegir sillas ergonómicas de calidad que se encuentren construidas con materiales antiestáticos que favorezcan al máximo la disipación de la electricidad estática. Este tipo de sillas debes elegirlas siempre con marcado ESD y debes tener cuidado con las ruedas, que serán básicas para disipar de forma eficiente la electricidad estática.

Reclinable y con sistema sincro

Por otro lado, como vemos en TopHogar, dónde son expertos en muebles de descanso y ergonómicos, encontramos el sistema sincro u mecanismo sincro. Deberías elegir sillas ergonómicas que siempre incorporen este sistema ya que te permitirá inclinar tu respaldo hacia detrás de forma totalmente sincronizada con la base de tu asiento para que todo tu cuerpo se mueva junto y así poder evitar todo tipo de problemas de espalda.

Además también es importante que la silla ergonómica que escojas sea reclinable. Las mejores sillas ergonómicas de calidad y de gama alta son las que incluyen mecanismos de ajuste reclinables con diferentes posiciones que se encuentran sincronizados. Con ello puedes tener una libertad de movimientos mucho más grande y esto será bueno para tu cuerpo porque te permitirá mejorar tu circulación sanguínea al poder reducir la presión en tu cuerpo.

Asiento regulable

Por otro lado, los asientos también deben ser regulables al máximo. Esto te permitirá dejar un espacio libre siempre entre los bordes de los asientos y la parte de detrás de tu rodilla para poder adoptar una postura más cómoda evitando presionar esta zona con tu asiento. Esto resulta fundamental para mejorar el retorno venoso y favorecer la circulación sanguínea, sobre todo si vas a pasar mucho tiempo sentado/a.

Posición de balanceo

Además de poder regularlo entre diferentes inclinaciones, como veíamos en puntos anteriores, debes elegir siempre sillas ergonómicas que también te permitan dejar tu respaldo en posición de balanceo. Esto es importante porque se trata de una posición libre que te permitirá balancearte sin problemas en tus ratos de descanso u en las pausas del trabajo para descansar tu espalda. Si tu silla ergonómica sí permite el balanceo debes revisar que cuente con un regulador de tensión para ajustarla al respaldo y a tu peso. Cuanto mayor sea tu peso más tensión necesitará la silla, lógicamente.

Un diseño adaptable

Por último, es fundamental elegir diseños ergonómicos al uso y adaptables, es decir, que se amolden a tu columna y protejan tus lumbares para poder cuidar tu espalda. Debes elegir respaldos que tengan una buena preparación lumbar que te permita apoyar esta zona y que mantenga tu espalda en una posición que sea totalmente natural. Además debes poder regular siempre la altura y la profundidad para adaptarlas a tus lumbares siempre, ya que cada espalda es diferente.

También te recomendamos:
Categorías: Vivir sano,
Compártelo:
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña