INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Vivir sano

El nudismo nos puede influir de alguna forma en la salud

El nudismo nos puede influir de alguna forma en la saludUn poema de Jaime Gil de Biedman dice “Que la vida iba enserio/ uno lo empieza a comprender más tarde”. Eso es una verdad inmensa, cuando comprendemos que el tiempo sobre esta tierra es poco ya se nos ha terminado y tenemos que partir. En ese momento es cuando rememoramos el pasado, nuestra vida desfila ante los ojos y llega el juicio final ¿hicimos las cosas que quisimos hacer? ¿Nos desgastamos mucho en discusiones tontas? ¿Vivimos la vida que quisimos o la que nos tocó? ¿Y si hubiera escogido tal opción, y si mis pasos se hubieran dirigido a la izquierda y no a la derecha? Preguntas y más pregunta sin respuesta. Solo nos queda dejarnos ir y esperar lo mejor.

Este es un mundo de opciones y hoy vamos a hablarle de una de ellas: el nudismo. Alrededor del planeta son miles de personas las que se decantan por esta opción y recientes estudios han demostrado que, dejar nuestras ropas a un lado e ir por la vida como llegamos, puede incluso ser beneficioso para nuestra salud.

Se estima que cerca de dos millones de personas en España practican el nudismo, y en todo el continente europeo más de veinte millones desarrollan dicha actividad. El turismo nudista, o naturista como también se conoce, sobre todo en tierras francesas donde está muy desarrollado, es una de las principales atracciones en época de vacaciones, moviendo millones de euros cada año. Y es que desnudarse, según sus practicantes, puede traer más de doscientos beneficios entre físicos, psicológicos, sexuales y sociales.

Beneficios

A través de nuestra vida, aseguran los naturistas, la sociedad infiere en nosotros creando cánones de belleza que a la larga resultan dañinos. Es entonces cuando se ven casos de bulimia y anorexia, todos enfocados a cómo nos vemos y los cuerpos aceptados socialmente. Este es un grave problema porque cientos de niños se crían con una imagen equivocada del cuerpo humano, con un estereotipo de belleza irreal y contraproducente. Dichos niños, desde muy pequeños, comienzan a ver la desnudez como algo prohibido, vulgar y sucio, ese pensamiento se vuelve fijo en sus mentes, por esta razón al crecer tienen tantos problemas con el reconocimiento de sus cuerpos.

Al ser expuestos a solamente un tipo de belleza y al no verse reflejada en esta, portal, su autoestima baja, sus deseos sexuales decaen, su valor social comienza a verse en duda e inician los problemas psicológicos, empiezan las depresiones, los reclamos para consigo mismos. Esta es una situación, aunque no se hable mucho de ella, muy recurrente y se debe combatir.

Lo que proponen los nudistas es dejar atrás esas trabas que nos imponen la sociedad, desnudarnos tanto física como simbólicamente, que con nuestras ropas también desaparezcan las máscaras que portamos, los prejuicios. Los naturalistas no son obscenos por el simple hecho de que el ser humano no es obsceno, el cuerpo no es obsceno.

Este tipo de actitud hacia la vida ha demostrado dar muchos resultados positivos. En el terreno de lo psicológico se asegura que al mostrar nuestro cuerpo sin ninguna clase de reparos estamos destruyendo muros mentales y liberándonos de camisas de fuerza sociales, de este modo nuestra autoestima crece exponencialmente, el amor propio hace su aparición y en el terreno sexual la mejoría es palpable.

Cuando nos negamos, aseguran los naturistas, a mostrar quiénes somos, nos negamos una parte supremamente humana. Y, como dijimos antes la vida es enserio y pasa muy rápido, vivir envuelto en sombras, en telas que marchitan nuestra belleza es otro nombre para la soledad y el desespero. Las ventajas del nudismo son muchas y confirmadas, así que si quieres practicarlo te alentamos, no sólo te sentirás mejor contigo mismo, sino que lograrás combatir cánones dañinos y mejorar el mundo.

También te recomendamos:
Categorías: Vivir sano,
Compártelo:
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña