INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Urgencias

Manejo urgente de mordeduras por serpiente

Lunes, 14 de agosto de 2000.

Manejo urgente de mordeduras por serpiente¿Son todas las mordeduras iguales?

Las mordeduras son consideradas generalmente como heridas de tipo contuso o punzantes, que comprometen a la piel y se pueden acompañar de lesiones de estructuras musculares, nerviosas, vasculares, etc.

En el manejo de las mordeduras existen unas normas generales de actuación que incluyen la limpieza antiséptica, el recortar los bordes de la herida sin suturar y la prevención de posibles infecciones. Sin embargo, dependiendo del tipo de agresor, se pueden plantear distintos problemas clínicos.

Mordeduras por serpientes

Las mordeduras de serpiente son frecuentes en áreas tropicales y subtropicales, principalmente en primavera y otoño. En Europa existen dos grupos de serpientes venenosas. Una es la familia de las víboras (Viperidae) y otra la de las culebras (Colubridae).

Víboras

De las cinco especies que existen en el continente europeo, en España sólo se encuentran tres de éstas que son la víbora áspid, víbora europea y víbora común. Esta familia se caracteriza por tener dos colmillos anteriores acanalados, por donde inyecta el veneno. La mordedura se forma de dos incisiones paralelas de aproximadamente 2mm de longitud y separados entre sí por 6mm. El veneno es muy similar en las tres especies.

La mortalidad por picadura en España es menor del 1%, siendo además el 50% de estas mordeduras asintomáticas. Esta variedad se debe a diversos factores como la edad, la ropa de la víctima, el estado de salud de la misma o la cantidad de veneno inoculado.

En los casos de mordeduras por crotálidas existe casi de forma inmediata destrucción del tejido lesionado dando clínica local:

  • Dolor intenso irradiado a toda la extremidad, que cede paulatinamente.
  • Ganglio local doloroso.

Inflamación de aparición inmediata que aumenta en 36-72 horas y que puede clasificarse en:

  • Leve: Afectación local.
  • Moderado: Afecta a todo el miembro.
  • Severo: Sobrepasa la raíz del miembro y puede difundir al tórax o abdomen generalizándose.

Posteriormente aparecen equimosis y zonas lívidas blancuzcas, siendo la inflamación fría y dura.

Gangrena limitada al punto de inoculación, frecuente en los casos graves o tras mantenimiento prolongado de torniquete.

La clínica general suele ser de intensidad variable y no se suele manifestar en los casos leves:

En las primeras horas se producen hasta en un 60% nauseas, vómitos, dolor abdominal y diarrea, es decir, trastornos digestivos.

En un porcentaje similar pueden aparecer alteraciones cardiovasculares consistentes en bajada de tensión arterial y taquicardia.

Las manifestaciones neurológicas consisten en dolores de cabeza y mareos en los casos leves, y convulsiones, e incluso lesión de nervios centrales si hay mayor gravedad.

No es raro encontrarse insuficiencia renal.

Culebras

En España existen diez especies de culebras, de las que sólo tres son venenosas: Serpiente de Montpellier o bastarda, serpiente coagulla y culebra de agua. Estas especies portan colmillos venenosos en la parte posterior del maxilar superior, con lo que habitualmente la mordedura no lleva consigo la inoculación del veneno. La mordedura se caracteriza por tener forma de "U".

El veneno de estas culebras produce una sintomatología consistente en adormecimiento de la zona lesionadas e inflamación local. Son raros los efectos generales.

¿Cómo se tratan este tipo de mordeduras?

Las medidas terapéuticas iniciales, para todo tipo de mordedura por serpiente, en los primeros minutos hasta la primera hora consisten en:

  • Traslado a un complejo hospitalario en posición lateral de seguridad para prevenir el paso del contenido del vómito a las vías respiratorias respiratorias.
  • Punciones alrededor de la lesión, succionando con una jeringuilla.
  • Desbridamientos mínimos sobre la mordedura, con una incisión de 0,5 cm, y succionar con la boca protegiéndola con un plástico.

Están ampliamente contraindicados el uso de torniquetes, pues incrementan los síntomas locales, pudiendo producir aumento de la gangrena y de la inflamación, lesiones nerviosas e incluso la amputación del miembro. Únicamente en aquellos casos en los que el paciente se encuentre a más de una hora del hospital se puede aplicar un torniquete linfático con banda ancha, que se irá aflojando durante 30 segundos cada 15 minutos.

Medidas de sostén consistentes en una revisión de la herida por si hubiera fragmentos de colmillo; limpieza y desinfección; elevación de extremidad afecta y aplicación de hielo.

¿Existe un antídoto específico para las picaduras por serpientes?

En el caso de picaduras por víboras, y únicamente en medio hospitalario, se debe emplear el suero antiofídico Pasteur. Es capaz de revertir la hipotensión y mejorar los síntomas que afectan al resto del organismo, reduciendo las complicaciones de los pacientes con alto riesgo. El antídoto es efectivo incluso días después de inoculación del veneno, aunque su acción es tanto más efectiva cuanto menor sea el tiempo transcurrido entre uno y otro suceso.

Categorías: Urgencias,
Compártelo:
Tags: culebras, víboras,
Artículos relacionados
Viernes, 26 de marzo de 2010.
Viernes, 20 de octubre de 2006.
Martes, 14 de noviembre de 2000.
Sábado, 24 de abril de 2004.
Viernes, 20 de julio de 2007.
Domingo, 7 de diciembre de 2003.
Jueves, 21 de octubre de 2004.
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña