INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Intervenciones quirúrgicas

Tendinitis y tenosinovitis de miembros superiores

Lunes, 7 de mayo de 2001.

piernaTendinitis y Tenosinovitis

Son afecciones de estructuras no óseas del aparato locomotor, se consideran Reumatismos de partes blandas.

Consisten en la inflamación de los tendones o de las vainas sinoviales respectivamente. Algunos tendones se encuentran rodeados de una especie de "funda" denominada vaina, recubierta en su interior por tejido sinovial. Entre el tendón y su vaina existe líquido sinovial que facilita el deslizamiento del tendón en el interior de la misma. Como en las bolsas serosas, en situaciones de irritación mecánica, puede aumentar la producción de líquido sinovial dando lugar a las tenosinovitis.

Se producen por sobrecarga mecánica continua, por un traumatismo único o en enfermedades reumáticas. Pueden aparecer de forma aguda o progresar lentamente de forma crónica.

Localización

Las localizaciones más frecuentes de las Tendinitis y Tenosinovitis son:

  • Tendinitis del manguito rotador: Localizadas en el hombro.
  • Tenosinovitis del bíceps: Localizadas en el hombro.
  • Epicondilitis.
  • Epitrocleitis.
  • Tenosinovitis estenosante de De Quervain.
  • Dedo en resorte.

Epicondilitis

Es una Tendinitis que afecta a los tendones localizados en la parte externa del codo, denominada epicóndilo.

La causa es la sobrecarga producida en situaciones de giros repetidos del antebrazo que tiene lugar en ciertos deportes como el tenis - de ahí la denominación popular de "codo de tenista"-, y otros deportes de raqueta, esgrima, pesca, atletismo de lanzamiento, etc. Y también en algunas profesiones como carniceros, carpinteros o mecánicos por sobrecarga de fuerza en posturas o con instrumentos incorrectos En algunos casos no se encuentran antecedentes laborales o deportivos. Puede producirse también después de un golpe directo sobre la zona.

El síntoma fundamental es la aparición de dolor en la parte externa del codo, sobre el epicóndilo, solo en determinados movimientos, a veces durante o tras la práctica deportiva. Puede aparecer también dolor por la noche, en reposo. Al principio el dolor es leve y desaparece al evitar el movimiento doloroso, pero puede progresar hasta hacer casi imposible actos como saludar dando la mano o coger una botella. Entre ambos extremos existen todos los grados de dolor e incapacidad. La movilidad del codo no se afecta aunque sea dolorosa en determinados movimientos. También se reproduce el dolor al presionar sobre el epicóndilo y puede haber dolorimiento muscular en la parte externa del antebrazo.

El diagnóstico es sencillo normalmente, suele bastar con la exploración y el interrogatorio sobre factores causantes. A veces se puede hacer una ecografía, no siendo necesaria en la mayoría de las ocasiones. En casos más complicados y de forma excepcional hay que realizar otras pruebas como resonancia o electromiogramas.

El tratamiento consiste en evitar los factores desencadenantes, manteniendo en lo posible el reposo funcional de esos músculos y en combatir el dolor:

El consumo de antiinflamatorios, siempre prescritos por un médico, alivia la sintomatología, así como muchas técnicas rehabilitadoras, tanto de electroterapia (ultrasonido, onda corta, láser, etc. ) como masaje y ejercicios de estiramiento. La termoterapia - uso del frío y del calor- también será de ayuda. Las infiltraciones de esteroides en la vecindad del tendón suelen ser técnicas muy eficaces..

En cada caso particular se procederá a una indicación determinada de tratamiento en función de los síntomas, ocupación y disposición del paciente. No obstante, algunos casos son resistentes a todas estas medidas y a veces puede ser necesario recurrir a la cirugía. 

La prevención es muy importante en tareas que se encuentran asociadas al desarrollo de este problema: aprender técnicas correctas de entrenamiento deportivo y adaptación del puesto de trabajo y de las herramientas. El uso de coderas especiales, con una cinta por debajo del epicóndilo, puede ser de ayuda en la prevención de estas tendinitis.

Epitrocleitis

Son Tendinitis que afectan a los tendones localizados en la parte interna del codo o epitróclea.

La causa es también la sobrecarga funcional de los mismos producida por movimientos repetidos pero en otros músculos de la cara interna del antebrazo en actividades laborales y deportivas como el golf - se conoce popularmente como "codo de golf"- También se puede producir después de un golpe sobre la zona.

Es mucho menos frecuente que la epicondilitis. Los síntomas son los mismos pero con dolor localizado en la cara interna y reproducción del mismo por movimientos diferentes. Por lo demás su diagnóstico y tratamiento es exactamente igual al de la epicondilitis.

Tenosinovitis estenosante de De Quervain

Tenosinovitis que afecta a dos tendones que comparten una vaina localizados en la parte externa de la muñeca y que llegan al primer dedo o pulgar por la parte posterior, haciendo que éste se separe del resto de la mano y se estire.

La causa suele ser la realización de tareas manuales repetitivas que requieran este movimiento, como hacer punto o trabajos como envasadores. Es más frecuente en mujeres.

En cuanto a manifestaciones clínicas, produce dolor en la parte externa de la muñeca, cerca del primer dedo, que puede subir hasta el antebrazo. El dolor aumenta con determinados movimientos que tensan o irritan el tendón.

Cuando esta inflamación se produce de forma crónica puede llegar a estrechar la vaina -estenosis -, dificultando el paso del tendón en su interior y dando lugar a un roce que se puede palpar y a veces oír, y que se reproduce en ciertos movimientos del dedo.

Para el diagnóstico suele bastar la exploración. A veces se realizan radiografías y ecografías y solo en casos determinados resonancia.

El tratamiento consiste en la interrupción temporal de tareas que provocan dolor, el consumo de antiinflamatorios con prescripción médica, las infiltraciones de esteroides en la vaina y la rehabilitación, pudiendo aplicar múltiples técnicas de electroterapia. En los casos en que la estrechez de la vaina es tal que impide el deslizamiento de los tendones, puede procederse a cirugía, que realizará una apertura de la misma.

La utilización de muñequeras especiales puede proteger los tendones de sobrecarga y la prevención pasa por evitar tareas repetitivas que pueden desencadenarlo, sobre todo en ciertos puestos de trabajo.

Dedo en resorte

Es una tenosinovitis estenosante de los tendones flexores de los dedos de la mano.

La causa es la realización de tareas manuales que supongan traumatismos reiterados sobre la palma de la mano o actividades repetitivas, por ejemplo carniceros, planchadoras, etc., produciendo una afectación de varios dedos. Otras veces no se encuentra esta relación traumática y en estos casos suele ser única. La irritación continuada de la vaina del tendón ocasiona un estrechamiento de la misma y un engrosamiento localizado en forma de nódulo en el tendón.

Las manifestaciones clínicas pueden afectar a cualquier dedo de la mano, a uno o varios. Se caracteriza por la aparición de un nódulo doloroso a la presión a nivel de la palma de la mano - en la zona que se articula con los dedos -, que produce dificultad para estirar el dedo correspondiente. Esta dificultad puede vencerse forzando la extensión del dedo, en cuyo caso se produce un chasquido acompañado de un dolor intenso en el nódulo y en el dedo. La aparición de un nódulo en el dedo pulgar suele ser más dolorosa e invalidante que en otros dedos, ya que impide coger cosas.

El diagnóstico se hace por la exploración en la que se palpan estos nódulos en la palma de la mano y se observa la restricción de movimientos que producen, que se resuelve al forzar la extensión con un chasquido doloroso, de ahí el nombre de "dedo en resorte". No se suele requerir pruebas diagnósticas aunque se puede recurrir a técnicas de imagen como la ecografía y la resonancia.

El tratamiento consiste, en general, en el uso de antiinflamatorios para reducir el dolor y la infiltración de esteroides en el nódulo. Se pueden aplicar técnicas rehabilitadoras de electroterapia en las primeras fases. En casos de larga evolución donde se haya producido una gran estrechez se debe recurrir a la cirugía para facilitar el paso del tendón.

Artículos relacionados
Miercoles, 10 de enero de 2001.
Sábado, 6 de febrero de 2010.
Viernes, 26 de septiembre de 2003.
Domingo, 9 de noviembre de 2008.
Miercoles, 21 de enero de 2009.
Domingo, 14 de enero de 2001.
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña