INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Rehabilitación médica

Cómo unos zapatos inadecuados pueden dañar tu salud

Cómo unos zapatos inadecuados pueden dañar tu saludA nadie le cabe ninguna duda de la variedad de formatos, colores, acabados y estilos de zapatos que existen en la actualidad. Hay prácticamente un zapato para cada ocasión pero a veces nos dejamos llevar demasiado por los criterios estéticos y dejamos a un lado la importancia que tiene para nuestra salud el seleccionar los zapatos adecuados para nosotros. A continuación explicamos como unos zapatos inadecuados pueden llegar a dañar tu salud y exponemos algunas alternativas interesantes para lucir unos zapatos bonitos mientras cuidamos nuestra salud.

Cómo afectan a tu salud unos zapatos inadecuados

En primer lugar se debe tener en cuenta que los zapatos con unas suelas inadecuadas (tanto los que cuentan con suelas planas como los que llevan un tacón excesivamente molesto para los tobillos y para el resto del cuerpo), pueden llegar a ser muy perjudiciales para la salud. No sólo afectarán negativamente a los pies sino que pueden llegar a provocar problemas de espalda o columna.

Aunque aíslan la electricidad y hacen transpirar demasiado los pies, las zapatillas deportivas son una opción interesante ya que en la actualidad la mayoría de modelos se adaptan perfectamente a las necesidades de cada persona y por tanto pueden ayudarte a cuidar tu salud. Si tienes los pies muy anchos o problemas de sudoración una buena opción puede ser la de utilizar zapatos de piel, pero en la mayoría de casos no pasará nada por utilizar también zapatos sintéticos.

A ser posible deben evitarse los zapatos que no se adapten a la anatomía corporal de cada persona y también aquellos que sean aislantes y no contribuyan al normal intercambio de electricidad, necesario para muchísimos procesos biológicos y naturales que te ayudarán a mantener tu salud en óptimas condiciones durante mucho más tiempo.

Por último, por muy cómodos que sean unos zapatos no recomendamos el uso constante y repetido del mismo calzado todos los días ya que es interesante cambiar de punto de apoyo para que el cuerpo humano (las caderas, la columna, la espalda) se regulen y no se sufra ningún problema de este tipo.

Qué zapatos elegir para cuidar tu salud

A la hora de seleccionar el calzado más adecuado para cuidar tu salud te recomendamos que tengas en cuenta algunos puntos que presentamos a continuación. El primero y más importante es que por mucho que te guste un zapato estéticamente, si éste no está hecho para tu tipo de pie no deberías forzar la elección, el calzado debe adaptarse a tu anatomía para cuidar tu salud, y no al revés. No lo olvides.

En segundo lugar, lo mejor es elegir siempre zapatos ligeros. El mejor material para un zapato siempre será el cuero, pero si no puedes permitirte este tipo de calzado no te preocupes y busca alguno sintético con buenos acabados que te proporcione la comodidad y confort que necesitas. Echa un vistazo al catálogo de Coolway.com para encontrar muchos modelos que cumplen con estas características.

También resulta muy importante a la hora de seleccionar el calzado adecuado que este proporcione una buena transpiración a tus pies. Además, valora también que las costuras, lazos o detalles no queden a la altura de ningún hueso, nervio o terminación nerviosa puesto que de ser así te resultarán incómodos e incluso pueden llegar a causarte alguna lesión.

La parte de detrás del zapato, que se denomina contrafuerte, debe tener siempre la altura adecuada. Comprueba que quede siempre por detrás de la articulación de tus tobillos. De lo contrario no podrás articular bien el tobillo y puedes incluso llegar a desarrollar una bursitis. A la hora de seleccionar zapatos de tacón, el tema es bastante delicado pues la mayoría de zapatos de moda disponibles actualmente en el mercado no cumplen con estas normas. Los mejores zapatos de tacón para garantizar una buena salud serán aquellos que cuenten con un tacón de entre dos y cuatro centímetros.

Los tacones más altos (que tristemente son casi todos) suponen una gran sobrecarga para los pies, y pueden provocar muchísimos problemas de espalda y de columna, además de juanetes, rozaduras etc. Si vas a elegir unos zapatos con un tacón más alto procura llevar siempre contigo zapatos de recambio y no los utilices por más tiempo del que consideres estrictamente necesario (por ejemplo en un evento). A la hora de elegir zapatos con cordones siempre será mejor que estos se anuden en el empeine. Lo mismo si cuentan con lazos o con hebillas o tiras adhesivas, ya que en este lugar proporcionarán una mejor sujeción para el pie.

También te recomendamos:
Categorías: Rehabilitación médica,
Compártelo:
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña