INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Salud familiar

Fiebre mediterránea familiar: qué es, síntomas y tratamiento

Fiebre mediterraneaLa fiebre mediterránea familiar es una dolencia más común de lo que pensamos. En este artículo te contamos qué es la fiebre mediterránea familiar. Descubre los principales síntomas de esta dolencia de la mano de nuestros mejores expertos y aprende los diferentes tratamientos para detectar la fiebre mediterránea familiar.

Qué es la fiebre mediterránea familiar

En primer lugar debes saber qué es y en qué consiste la fiebre mediterránea familiar. Se trata de una enfermedad genética que es crónica, genética, autosómica y recesiva.

¿Qué quiere decir esto? Pues concretamente se trata de una enfermedad que se puede heredar de pares a hijos. Para desarrollar fiebre mediterránea familiar se debe recibir tanto la copia paterna como la copia materna de este gen mutado. No se trata bajo ningún concepto de una enfermedad contagiosa pero, en cambio si es la dolencia febril que aparece de forma periódica más común, que existe entre los distintos síndromes auto inflamatorios que puede presentar una persona. Esta enfermedad se encuentra clasificada dentro de las enfermedades raras porque su porcentaje de afecciones es de cinco personas cada diez mil habitantes en la zona de Europa.

Síntomas de la fiebre mediterránea familiar

Como nos explican desde la Asociación de Fiebre Mediterránea Familiar, existen muchos síntomas que evidenciarán que se padece fiebre mediterránea familiar.

Las crisis fuertes de este tipo de enfermedad suelen durar entre uno y tres días y suelen ser recurrentes. Se trata de un problema que siempre aparece de forma muy brusca, sin dar avisos previos y que también desaparece de forma espontánea.

Cuando se padece fiebre mediterránea familiar la temperatura sube, alcanzando un pico entre las doce y las veinticuatro horas de enfermedad para después decrecer. Además de fríos también se pueden presentar escalofríos y también puede haber crisis de fiebre mediterránea familiar en las que no se presente fiebre.

Asimismo, sin duda el dolor abdominal y el estreñimiento también suelen ser muy comunes como síntomas en esta afección, aunque a algunas personas les entran náuseas y vómitos.

También cabe reseñar como muchas personas sienten dolor de tórax en alguno de sus costados o incluso en los dos y lo sienten sobre todo cuando inspiran. Por otro lado, la afectación reumática también es signo de fiebre mediterránea. Hablamos de inflamaciones en los tejidos o de dolor articular, por ejemplo.

Esta enfermedad afecta también de forma cutánea al rostro. Podemos encontrar manchas en el rostro y sobre todo se presenta en la cara interna de las extremidades de abajo (por ejemplo, detrás de las rodillas)

Algunas personas presentan también dolores en el pecho y además esta dolencia provoca también ansiedad, depresión, irritabilidad, fatiga, inquietud, fibromialgia y cambios de humor.

Cabe reseñar que no todas las personas que padecen esta dolencia tienen los mismos síntomas e incluso estos pueden cambiar mucho de un individuo a otro a lo largo de la vida y se trata de una enfermedad que se suele detectar en la pre-adolescencia y en la adolescencia, aunque también se conocen bastantes casos de inicio en la niñez.

Tratamiento para la fiebre mediterránea familiar

Por último debes saber que, aunque se trata de una dolencia con una base hereditaria y es además crónica y por tanto no se puede evitar su aparición, si se puede tratar de diferentes formas para evitar y prevenir sus crisis más fuertes.

Entre los tratamientos más importantes para prevenir las crisis y las apariciones de amiloidosis encontramos la colchicina. Se trata de un medicamento interesante para prevenir la amiloidosis, que básicamente es una complicación más fuerte de la fiebre mediterránea familiar.

Se trata de un medicamento muy interesante ya que es realmente seguro y cuenta con muy pocos efectos secundario, aunque esto depende en gran medida de la persona a la que se suministre.

Algunas personas sí presentan problemas y no toleran bien este medicamento en su dosis ideal para poder tratar la fiebre mediterránea familiar con lo que desarrollan efectos secundarios como diarrea, disminución de glóbulos blancos y rojos etc. con lo que sin duda se torna imposible tratar su problema con colchicina con lo que el desarrollo de la amiloidosis se torna bastante más sencillo.

Es por todo ello que se torna tan importante la investigación de las enfermedades raras por la que abogan tantos colectivos y organismos a fin de conseguir encontrar soluciones para estos problemas. En todo caso, algunos medicamentos que pueden sustituir la colchicina son el infliximab o el ilaris. En algunos casos estas medicinas son positivas para frenar las crisis de fiebre mediterránea familiar en diferentes personas, siendo muy complicado, por contra, terminar también con la amiloidosis de forma sencilla.

También te recomendamos:
Categorías: Salud familiar,
Compártelo:
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña