INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Salud familiar

Tratamientos para la obesidad

Tratamientos para la obesidadLa obesidad es una enfermedad crónica tratable que se produce por la existencia de un tejido adiposo excesivo. En nuestro país, uno de cada 6 adultos es obeso y más de 1 de cada 2 tiene sobrepeso. Estos datos, además, se ven afectados por la crisis económica, que fomenta el consumo diario de comida rápida, muy alta en calorías.

Aunque esta enfermedad tiene consecuencias a corto plazo, los efectos negativos más preocupantes de esta enfermedad se producen al exagerar patologías más graves, como la diabetes, hipertensión o enfermedades cardiovasculares.

Causas de la obesidad

Aunque  existen factores genéticos, la principal causa de la obesidad o del sobrepeso son los malos hábitos. Una alimentación desequilibrada, rica en grasas, y la falta de ejercicio físico diario son factores de riesgo para desarrollar, o agravar, esta enfermedad.

Algunos factores influyen también en la obesidad, como los socioeconómicos o los psicológicos. Sobre el primero, niveles socioeconómicos bajos están relacionados con un aumento de la obesidad, tanto en porcentaje como en gravedad de la enfermedad. Con respecto a los segundos, trastornos psicológicos emocionales relacionados con una mala autoestima conducen a un mayor impacto de la obesidad.

Problemas de salud de la obesidad

En general, cuando sufrimos obesidad se da un deterioro acelerado del organismo, aumentando el envejecimiento. Además de vivir menos, una persona obesa tiene una calidad de vida inferior, en función de su IMC.

Los problemas de salud más frecuentes en personas con sobrepeso y obesidad mórbida se relacionan con afecciones respiratorias, cardiovasculares, metabólicas, digestivas, articulares o neurológicas.

TRATAMIENTO DE LA OBESIDAD

Reducir la ingestión de calorías

El primer paso para el tratamiento de la obesidad es limitar la ingestión de calorías, de manera que logremos un balance energético negativo, donde las calorías ingeridas sean inferiores al gasto energético, y se produzca la reducción de peso.

Aunque podemos encontrar numerosas dietas para adelgazar, es importante que acudamos a un especialista que nos recomendará una dieta equilibrada acorde a nuestras necesidades y estado de salud. Recuerda que lo importante no es seguir una dieta puntual, sino aprender a llevar un estilo de vida saludable que evite el sobrepeso.

Aumentar el gasto energético

Para lograr un balance energético negativo, además de reducir la ingestión de calorías debemos aumentar el gasto energético, especialmente los que tiendan a tener una vida sedentaria.

El ejercicio físico es importante no sólo para la reducción de peso, sino que, además de ayudarnos a adelgazar más rápido, mejorará nuestro estado de salud en general.

Cirugía bariátrica

En casos en los que el sobrepeso es más grave, los procedimientos quirúrgicos para tratar la obesidad han demostrado ser una buena opción.

En estos casos, debemos acudir a clínicas especializadas ya que las opciones son varias, y optar por una u otra cirugía dependerá del Índice de Masa Corporal (IMC) del paciente, su edad, los antecedentes y factores genéticos, así como la existencia, o no, de otras alteraciones físicas y psicológicas. Si quieres conocer más sobre los tipos de tratamientos quirúrgicos para la obesidad, te recomendamos que visites www.clinicasobesitas.com.

En general, podemos hablar de los siguientes tratamientos contra la obesidad:

Balón intragástrico: adecuado para pacientes con un IMC de entre 28 y 30. Consiste en la colocación de un balón en el estómago a través de una cápsula que es ingerida por el paciente, y un tuvo que insufla dicha cápsula.

Bypass gástrico: se trata de una cirugía bariátrica mediante la cual se reduce el tamaño del estómago, pero manteniendo las funciones normales del mismo. De esta manera, se evitan las grandes comidas pero permiten al paciente un funcionamiento fisiológico normal. Para pacientes con un IMC mayor de 45.

Tubo gástrico: los pacientes con un IMC de entre 35 y 45 pueden optar por este tratamiento, que logra un estómago más fino y de forma tubular.

- Banda gástrica: está recomendada para pacientes con un IMC de entre 35 y 40 y su principal atractivo es la reversibilidad de la misma. Una anilla de silicona reduce la capacidad del estómago consiguiendo, de esta manera, lograr un efecto saciante rápidamente, reduciendo la ingesta de calorías.

También te recomendamos:
Categorías: Salud familiar,
Compártelo:
Tags: obesidad,
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña