INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Vivir sano

Espasmos musculares involuntarios

Espasmos musculares involuntariosLos espasmos musculares involuntarios son cada vez más comunes en nuestra sociedad. Según los expertos, esto es debido a que cada vez tenemos una vida más sedentaria y llena de estrés. Si a esto se le suma una dieta poco variada y rica en minerales, entonces se concluye que cada vez somos más propensos a sufrir este mal.

¿Qué son las contracciones musculares involuntarias?

Si nos basamos en la definición de los expertos, podemos decir que las contracciones musculares involuntarias son el proceso fisiológico a través del cual los músculos se acortar, estiran o se tensionan.

Estas son controladas a través del sistema nervioso del cuerpo, mientras que las contracciones voluntarias son controladas a través del cerebro, de aquí que se diga que son involuntarias, ya que el cerebro no interviene en esos movimientos musculares.

A la hora de evaluarlas, hay que tener claro que las contracciones pueden ser de diferentes tipos. Pasamos a conocerlas a continuación:

Las contracciones isométricas se producen cuando los músculos siguen estáticos y no hay modificación en su longitud.

Las contracciones isotónicas se producen cuando las fibras musculares se contraen, cambiando así su longitud. Este tipo de contracción suele ser la más común y se produce con los deportes y las actividades físicas.

Las contracciones auxotónicas es una combinación entre las contracciones isotónicas y las isométricas.

Para acabar hay que hablar de las contracciones isocinéticas. Este tipo de contracción se produce sobre todo cuando se practica un deporte en el cual no se produce una aceleración del movimiento elevada.

¿Cuáles son sus causas?

La causa más común de los espasmos musculares involuntarios viene dada por la falta de ejercicio físico y por la vida sedentaria de las personas. Por este motivo, los espasmos cada vez son más comunes en las personas, debido a que nos sentamos delante de la pantalla del ordenador durante muchas horas sin movernos.

Otra de las causas que puede provocar este problema es cuando un músculo se fuerza demasiado o cuando el mismo se ha mantenido en una posición forzada sin movimiento durante bastante tiempo.

La edad es otra causa que puede provocar estos espasmos. Esto se debe a que con la edad se pierde masa y fortaleza muscular, lo que provoca que los espasmos sean más sencillos.

Se ha comprobado que las personas que sufren de deshidratación también son más propensas a sufrir este tipo de espasmos. Esto hace que muchos médicos recomienden a sus pacientes disfrutar de una buena hidratación en caso de sufrir este tipo de problema.

Como he comentado en el inicio del artículo, el estrés es otra de las causas que puede provocarlos. Esto se debe a que el sistema nervioso se acelera, provocando que sin orden del cerebro los músculos sufran esas contracciones que no son voluntarias.

Si no disfrutas de una dieta variada y es pobre en calcio, potasio y magnesio, el organismo se resentirá y por ellos los espasmos serán más comunes.

También pueden ser provocados después de practicar un deporte de impacto o por otras enfermedades como la esclerosis entre otras opciones.

Síntomas de los espasmos musculares involuntarios

Los espasmos son muy fáciles de notar, ya que los músculos se contraen o se mueven ligeramente sin que el cerebro dé la orden. Esto provoca un malestar que puede ser realmente molesto si los espasmos se alargan en el tiempo o se producen cuando estamos tumbados en la cama.

Estos espasmos no son peligrosos para la salud de la persona, pero si que son incómodos y pueden poner a una persona todavía más nerviosa, de aquí que no sean buenos aliados de las personas que ya de por sí sufren estrés.

Lo que sí está claro es que si sufres de estos espasmos y notas que en vez de quitarse, con el paso del tiempo van a más, lo mejor que puedes hacer es acudir al médico para que te examine. Estos espasmos te podrían mostrar que hay algo que no va bien en tu cuerpo y lo tienes que solucionar lo antes posible.

Tratamientos de los espasmos musculares involuntarios

Realmente no hay un tratamiento propiamente dicho para poner fin a estos espasmos. Y es que dependiendo de cual sea el origen del problema, el tratamiento deberá ser uno u otro. Es decir, antes de intentar poner solución a los espasmos, antes hay que encontrar su origen.

Si miramos en términos generales, podemos ver como el mejor tratamiento es la fisioterapia. Este tipo técnicas ayudarán a los músculos a tranquilizarse, de aquí que en muchas ocasiones está técnica sea la más indicada.

Si notas que sufres cada vez más espasmos, te recomiendo cambiar los hábitos de vida. En este caso te recomiendo realizar más ejercicio físico, sobre todo si estás mucho tiempo en una silla sentado y mejorar tu alimentación por una dieta mucho más rica en minerales.

Si tomas medicamentos, es importante que se lo comentes al médico. En alguna ocasión los medicamentos también pueden ser los causantes de los espasmos a través de sus efectos secundarios.

También puede ser importante relajarse a través de diferentes técnicas como la meditación, los ejercicios de relajación, la acupuntura o incluso los masajes.

No debes olvidar que una vez que se te pasen los espasmos, la vida sana la deberás seguir llevando para evitar que los mismos vuelvan a aparecer con incluso más fuerza. No olvides que el sedentarismo es la principal causa de este problema.

Si tienes claro o casi claro que los espasmos vienen dados por un exceso de estrés, pon medidas cuanto antes, ya que tu salud vale mucho más que el trabajo. Si tras poner medidas, te das cuenta de que el trabajo te supera y los niveles de estrés cada vez son más elevados, puede ser el momento de plantearte cambiar de trabajo. No olvides que el mundo no se acaba con el trabajo, sino que hay muchas alternativas que te están esperando. A veces un cambio de vida a tiempo es la mejor opción por la que podemos apostar.

También te recomendamos:
Categorías: Vivir sano,
Compártelo:
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña