INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Otorrinolaringología

Colesteatoma

Colesteatoma¿Qué es un colesteatoma?

El colesteatoma de oído u otitis media colesteatomatosa, puede definirse como el crecimiento, en el oído medio, de tejido epitelial con todas sus capas; este tejido va creciendo y acumulándose progresivamente, a medida que va destruyendo el hueso circundante. Aunque su crecimiento es lento, si no se trata a tiempo puede destruir completamente las estructuras del oído medio y el oído interno.

El colesteatoma puede ser de origen congénito o adquirido. En el primer caso se produce a partir de restos de tejido de origen embrionario existentes en el oído. El colesteatoma adquirido surge secundariamente a retracciones del tímpano o por perforaciones e infecciones de repetición.

¿Cuáles son los síntomas que origina?

Los síntomas, al principio, son muy leves incluso inexistentes (como ocurre en el colesteatoma congénito), por lo que el paciente suele tardar en acudir a la consulta de su médico de cabecera u otorrinolaringólogo.

El síntoma más frecuente es la supuración del oído, generalmente de olor fétido pero indolora y ocasionalmente con sangrado ótico.

Según el grado de crecimiento del colesteatoma, aparecerá disminución de la audición mayor o menor. Así mismo, si el colesteatoma llega a afectar al oído interno puede aparecer inestabilidad y vértigo e, incluso, perder completamente la audición por ese oído.

La presencia de dolor y signos inflamatorios en ese oído, así como fiebre o dolor de cabeza, deben hacer sospechar una complicación a nivel cerebral (meningitis, abscesos cerebrales, fístulas de liquido cefalo-raquideo, etc.), en aquellos colesteatomas que no han sido tratados a tiempo y han ido creciendo hasta invadir estructuras cerebrales.

¿Cómo se diagnostica un colesteatoma?

El otorrinolaringólogo, al examinar el oído mediante la otoscopia, con o sin microscopio, encuentra supuración y un tejido blanquecino característico que asoma a través de una perforación timpánica o a través de una zona retraída de dicha membrana.

El grado de extensión del colesteatoma se determina mediante una tomografía axial computerizada (TAC), popularmente conocida como escáner. Además con esta técnica se planifica la cirugía y se explica al paciente las posibles complicaciones y las posibles soluciones que surgirán con la intervención.

Cuando se tiene la sospecha de que el colesteatoma a invadido ya la cavidad endocraneal, es preciso realizar una Resonancia Magnética Nuclear (RMN).

Los colesteatomas congénitos resultan más difíciles de diagnosticar, ya que en un principio, al explorar el oído puede no encontrarse ninguno de los signos característicos citados.

¿Se puede prevenir la aparición de un colesteatoma?

A aquellos niños que asisten regularmente a la consulta del pediatra o del otorrinolaringólogo ante procesos catarrales de vías altas, se les puede prevenir la aparición de retracciones timpánicas o de una perforación con supuración de oído persistente. Esto se logrará mediante la instauración de los tratamientos médicos adecuados y en ocasiones mediante la cirugía según el criterio del especialista (adenoidectomía y/o colocación de drenajes transtimpánicos).

En los adultos, la prevención del colesteatoma consiste esencialmente en la reparación de las perforaciones timpánicas mediante cirugía.

¿Qué soluciones tenemos para este problema?

El único tratamiento definitivo para eliminar por completo el colesteatoma es la cirugía. No existe ningún medicamento que  lo elimine o frene su crecimiento, pero antes de entrar en quirófano se suelen utilizar gotas antibióticas solas o asociadas a esteroides con el fin de que el oído deje de supurar y poder realizar la cirugía en las mejores condiciones posibles.

El paciente debe ser informado de que la finalidad principal de la cirugía es eliminar el colesteatoma, aunque ello pueda llevar asociado una disminución  de la audición y,  sólo si es posible, en la misma intervención o en otra posterior, se intentará reconstruir el oído para recuperar parcial o totalmente la audición.

La intervención se realiza en la mayoría de los casos por detrás del pabellón auricular y recibe el nombre de timpanoplastia con masteidectomía, que será más o menos amplia según la extensión del colesteatoma.

Suele precisar únicamente un día de ingreso hospitalario y en lo referente al dolor postoperatorio se controla bien con los analgésicos habituales.

¿Puede reaparecer el colesteatoma tras la cirugía?

El colesteatoma puede reaparecer de nuevo transcurrido un tiempo después de la cirugía, ya sea porque quedó algún resto microscópico que pasó inadvertido durante la intervención, o porque se han vuelto a presentar las causas que lo originaron en un primer momento. Por ello, es fundamental acudir a las revisiones periódicas con el otorrinolaringólogo, durante varios años y realizarse algún TAC de control cuando el especialista lo considere conveniente.

También te recomendamos:
Compártelo:
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña