INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Psiquiatría

Delirio

Delirio¿Qué es el delirio?

Entendemos por delirio, cuando por diferentes causas, y casi siempre de forma brusca, el cerebro de una persona deja de funcionar correctamente,  presentando alteraciones de la atención y de la capacidad de alerta. También suele manifestar trastornos  de la conciencia, del pensamiento, la memoria, las emociones, la percepción, o del tono muscular y del ciclo de sueño-vigilia. Es típico que todos estos síntomas ocurran de manera fluctuante, alternando momentos prácticamente conscientes con otros de inconsciencia.

Cuando la persona está agitada, desorientada, se distrae con facilidad, y tiene alucinaciones (alteraciones de la percepción), hablamos propiamente de Delirio, mientras que si lo que predomina es la lentitud, un bajo nivel de alerta, la desorientación y la tendencia al sueño, hablamos de Síndrome Confusional Agudo. Por tanto podemos considerar el Delirio y el Síndrome Confusional como los dos extremos de una misma entidad clínica.

Para terminar de complicar un poco más el tema, la palabra delirio también se utiliza como uno de los síntomas de los Trastornos Psicóticos Agudos (esquizofrenias, etc). En Psiquiatría se entiende por delirio una idea falsa, absurda e irracional que el individuo tiene de sí mismo o de su entorno, es una idea que está totalmente fuera de la realidad, que es imposible de rebatir con argumentaciones lógicas y que no es compartida por personas de su medio socioeconómico. Ejemplos de delirio en trastornos psicóticos pueden ser ideas del tipo de: "la gente se ríe de mí", "todo el mundo quiere perjudicarme", "me persiguen", "mi pareja me engaña", "soy el elegido para salvar el mundo", "soy el elegido de Dios", "alguien maneja mis pensamientos". Es fundamental comprender que estas ideas delirantes el enfermo las vive con absoluta certeza de realidad.

En el presente tema cuando se hable de delirio, se hará referencia solo al citado en primer lugar, es decir al Delirio-Cuadro Confusional Agudo, y no al delirio como síntoma de una psicosis.

¿Qué lo produce y cómo se produce?

Para que una persona mantenga un adecuado nivel de alerta y de atención, es preciso un correcto funcionamiento de una parte del cerebro que se conoce como sustancia reticular activadora ascendente situada en la zona de unión de la médula espinal con el cerebro, también se requiere un correcto funcionamiento de los neurotransmisores (serotonina, acetilcolina, histamina, dopamina, etc) sustancias químicas encargadas de trasmitir la información de una neurona a otra.

Son muchas las enfermedades que pueden ocasionar una alteración del metabolismo de los neurotransmisores o lesionar directamente la sustancia reticular ascendente, entre otras:

  • Situaciones que originen disminución de oxígeno en la circulación cerebral.
  • Aumentos o disminuciones de glucosa en sangre.
  • Insuficiencias renales o hepáticas.
  • Trastornos en el equilibrio de los iones. (sodio, potasio, etc)
  • Enfermedades neurológicas como hemorragias subaracnoideas, infartos cerebrales, meningitis, encefalitis, traumatismos craneoencefálicos, etc.
  • Diversos tipos de cáncer.
  • Otras enfermedades como neumonías, infecciones diversas, trastornos del tiroides.
  • También ocurre con frecuencia en las horas o días posteriores a una intervención quirúrgica.

Pero sin lugar a duda el mayor número de casos es debido a intoxicaciones o síndromes de abstinencia por:

  • Alcohol
  • Drogas
  • Fármacos (sedantes, hipnóticos, algunos antidepresivos, antihistamínicos, algunos medicamentos para el tratamiento del Parkinson, etc.)

Por último, existen una serie de factores que facilitan que se produzca el delirio en las enfermedades citadas:

  • Edad elevada.
  • Estar tomando muchos medicamentos (sobre todo en los ancianos)
  • Enfermedades neurológicas previas (demencia, etc.)

¿Cuándo sospechar un delirio?

Pensaremos en el delirio, cuando una persona pasa en pocas horas de estar completamente normal, a tener un comportamiento extraño, está distraído, parece que se duerme, de repente se agita, está confuso, no recuerda cosas sencillas, no reconoce el lugar, no sabe el día o el mes, no sigue con coherencia una conversación, tiene problemas para realizar cálculos matemáticos sencillos.

Si predomina la agitación puede referir alucinaciones (escucha voces, ve o siente insectos por su cuerpo, etc.), vividas con un miedo intenso. También puede presentar insomnio, o incluso convulsiones. La forma más intensa de este cuadro se suele presentar en alcohólicos cuando llevan 2 o 3 días sin ingerir alcohol, es un verdadero síndrome de abstinencia, y se conoce con el nombre de Delirium tremens.

En las personas mayores suele ocurrir con más frecuencia el Síndrome Confusional, mientras que en los jóvenes es más frecuente la agitación propia de los cuadros de Delirio.

¿Cómo saber o confirmar un delirio?

Probablemente al lector, los síntomas anteriormente citados, le pueden recordar a los de una intoxicación alcohólica aguda (ya se ha mencionado al alcohol como una de las causas más frecuentes de estos cuadros), pero no debemos olvidar que, una sintomatología similar a una borrachera, sin haber bebido, puede ser un cuadro de delirio-síndrome confusional agudo.

Cuando predomina el estado de confusión, pueden ser difícil diferenciar entre una demencia y un delirio, en general la demencia se instaura de una manera mucho más lenta, empeorando progresivamente a lo largo de meses, mientras que como ya se ha dicho, el delirio aparece en una persona que pocas horas antes tenía un comportamiento completamente normal.

Es más sencillo pensar en un delirio si además de ocurrir todo lo anterior, nos encontramos ante:

  • Una persona mayor, que toma muchos medicamentos y que no se encuentra en su domicilio habitual (hospital, cambios frecuentes de domicilio, etc.)
  • Una persona con cualquiera de las enfermedades anteriormente citadas.

Para llegar al diagnóstico el médico no dispone de ninguna prueba específica, debe basarse en los síntomas, y le será de gran ayuda lo que pueda contarle algún familiar o acompañante que pueda informar de:

  • Como se inició el cuadro.
  • Que enfermedades crónicas tiene.
  • Que medicaciones toma.
  • Si es consumidor de drogas o alcohol.

Muchas veces para diagnosticar la enfermedad que ocasiona el delirio será preciso realizar un análisis de sangre (se descartará una diabetes, alteraciones de los iones, una insuficiencia renal o hepática, infecciones, etc.), en otros casos la exploración neurológica y algunas pruebas radiológicas pueden confirmar diagnósticos de enfermedades neurológicas (hemorragias e infartos cerebrales, traumatismos, etc.)

¿Cómo se soluciona?

La solución pasa por tratar la causa que produce el delirio, lo más precozmente posible, para evitar que progrese hacia un coma. Parece lógico pensar que existirán diferencias en el tratamiento y pronóstico del delirio según cual sea la causa que lo haya ocasionado, así, puede corregirse con rapidez si se debe a un descenso en la cifra de glucosa en sangre, y sin embargo puede ser mucho más complejo si se debe a una hemorragia subaracnoidea.

  • Hay una serie de medidas que ayudan a que la recuperación sea más rápida, como:
  • Evitar que la persona se dañe a sí misma o a los demás, pues aunque esté confuso y adormilado, la evolución es imprevisible, y en pocos minutos puede pasar a un estado de agitación importante.
  • Intentar que el entorno le sea familiar, los cuidadores conocidos, y el ambiente tranquilo y bien iluminado.
  • Informarle con relativa frecuencia sobre donde está, que hora es, y lo que le ocurre, para disminuir su confusión.
  • Mantener una buena hidratación.
  • Evitar el uso de medicación sedante y de hipnóticos, solo en casos de agitación muy intensa, agresividad o alucinaciones, el médico le prescribirá medicación antipsicótica a la menor dosis posible.

¿Qué consecuencias puede tener?

En términos generales, y con el tratamiento oportuno de la causa que lo origina, suele durar pocos días, evolucionar bien, y lograrse una recuperación completa, pero en pocos casos la evolución puede ser hacia el estupor, el coma, o incluso llegar a la muerte.

También te recomendamos:
Categorías: Enfermedades, Psiquiatría,
Compártelo:
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña