INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Salud de la boca

¿Por qué sangran las encías?

¿Por qué sangran las encías?¿Qué es la gingivitis?

Que las encías sangren con facilidad, de manera espontánea o al pasar el cepillo de dientes es un síntoma que denota que estas encías no están sanas.

El sangrado de las encías es el principio de una alteración bucal que podría desencadenar en una enfermedad llamada periodontitis o enfermedad periodontal.

El fenómeno de hemorragia gingival (sangrado de las encías) va acompañado normalmente de una inflamación localizada o generalizada de las encías, es decir, de un cambio de coloración que hace que las encías estén rojas y más abultadas de lo normal. Este conjunto de cambios gingivales se llama Gingivitis.

Los experimentos realizados a lo largo de los últimos años han permitido averiguar que cuando existe gingivitis, al séptimo día de estar presente esta alteración aparece hemorragia o sangrado gingival al explorar la zona. Para ello se emplea un instrumento llamado sonda periodontal que tiene una pequeña punta de goma para no dañar los tejidos de la boca. Con ello el odontólogo/a valorará el estado de las encías del paciente.

¿Por qué aparece la gingivitis?

Sabemos que la gingivitis aparece como consecuencia del acúmulo de placa bacteriana y de sarro o cálculo en el margen de las encías. La placa bacteriana y el cálculo son sustancias en las que se almacenan gran cantidad de bacterias que resultan perjudiciales para las encías y para la salud de la boca en general. Ello significa que la placa bacteriana en su mayoría es, en realidad, una especie de matriz donde se encuentran las bacterias.

En cambio el cálculo o sarro por si mismo, no produce irritación de los tejidos de la cavidad oral, pero contribuye a la retención y acumulación de placa bacteriana ya que es una sustancia dura y que se adhiere a los dientes. El cálculo es, en realidad, el resultado de la calcificación de la placa bacteriana.

La gingivitis en la sociedad actual

La epidemiología intenta conocer la influencia e importancia de los factores que provocan y modifican una enfermedad y también se ocupa de conocer hasta qué punto está afectada la población a este respecto. Además debe desarrollar medidas concretas de prevención y tratamiento y valorar la eficacia de las mismas.

Se ha determinado que entre la población infantil y juvenil el porcentaje de aparición de gingivitis es de entre un 60% y un 80%. En España en concreto, en la misma franja de población el porcentaje es de un 46%.

Factores de riesgo de la Gingivitis

Estudios científicos han demostrado que existe una predisposición genética en ciertas personas a la gingivitis que se hace más patente en el caso de la Periodontitis, estadio más avanzado de esta enfermedad.

Sin olvidarnos de este hecho que tiene gran importancia, diremos que el factor de riesgo esencial es la higiene bucal. Sin una correcta y meticulosa higiene de la boca es imposible luchar contra la placa bacteriana y así no podemos hacer frente a la gingivitis.

Igualmente, ha quedado demostrado que existe mucha relación entre el consumo de tabaco y la aparición de gingivitis. Esta relación se da sobre todo en casos de consumo exagerado de tabaco, considerando como consumo exagerado 20 cigarrillos al día. Se ha comprobado que fumar 20 o más cigarrillos al día equivale en riesgo de gingivitis a la ausencia de higiene bucal.

El estrés o estado de ansiedad también influye de manera perjudicial en la salud bucal y predispone a la gingivitis ya que nuestro sistema defensivo, en estos casos, actúa de manera menos eficaz.

Otro factor predisponente a la gingivitis es la diabetes mal controlada.

Desde hace unos años se ha estudiado la posibilidad de contagio de gingivitis o enfermedad periodontal mediante el beso, llegando a la conclusión de que las parejas de personas que sufren enfermedad periodontal tienen un 20% más de riesgo de padecerla que las que no se exponen a este factor.

Además de todos estos factores generales que pueden provocar o facilitar  la existencia de gingivitis, también hay una serie de factores localizados en la boca que predisponen a esta alteración, como pueden ser malposiciones dentales, sobre todo apiñamiento, aparatos de ortodoncia, que facilitan la retención de placa bacteriana y restos alimenticios o anomalías en la estructura o forma de los dientes.

Relación entre placa bacteriana y gingivitis

Experimentos científicos como los estudios sobre "Gingivitis experimental en el hombre" (estudio realizado por Löe en 1965 ) han demostrado la relación entre la existencia de placa bacteriana en la cavidad bucal y la aparición de gingivitis en los seres humanos.

Estudiando en profundidad este tema se ha llegado a determinar incluso, cuales son las bacterias responsables de la gingivitis.

Al realizar esta prueba científica, se concluyó que cualquier persona que no se cepille los dientes a lo largo de 21 días sufrirá un ataque por parte de estas bacterias en su boca y como consecuencia padecerá con toda seguridad gingivitis.

A partir de entonces también se sabe que la placa bacteriana, después de colonizar la cavidad bucal, atraviesa varios estadios en los que varía su composición, es decir va cambiando la proporción entre distintos tipos o especies de bacterias, siendo estos cada vez más perjudiciales para el equilibrio de la flora bacteriana oral.

Otro hallazgo, consecuencia de esta experimentación fue el conocimiento de que la gingivitis es un proceso reversible, es decir, que tiene vuelta atrás.

Sin embargo, si se deja evolucionar una gingivitis durante mucho tiempo se podría convertir en un proceso más peligroso: la periodontitis, más comúnmente llamada "piorrea".

En esta segunda fase de la enfermedad (periodontitis) pueden aparecer otras alteraciones en la boca como movilidad de los dientes. Incluso se puede llegar a la pérdida de los más afectados.

Otras gingivitis

Además de la gingivitis más común, llamada gingivitis crónica del adulto, existen más tipos de gingivitis que aparecen como consecuencia de la placa bacteriana, junto con otros factores más específicos .

Existe un tipo de gingivitis llamada hormonal, ya que suele aparecer en épocas de cambio o alteración de las hormonas sexuales, como son la adolescencia, el embarazo o la menopausia.

Otro tipo de gingivitis es la provocada por determinadas medicaciones como son fármacos antihipertensivos, medicamentos para la epilepsia (hidantoinas) o fármacos inmunosupresores que se dan para evitar el rechazo después de un trasplante de órganos (cefalosporinas).

También puede aparecer gingivitis localizada en personas que ejercitan la respiración por la boca únicamente, o que tienen el labio superior corto y la encía queda expuesta. Ambas situaciones facilitan que la encía se reseque y resulte alterada.

Por último es preciso señalar que algunas gingivitis no lo son exactamente sino que son la repercusión en las encías de otra enfermedad que afecta a todo el organismo. Un ejemplo ello es la psoriasis, ya que esta alteración cutánea repercute en la encía provocando en ella una descamación crónica.

También te recomendamos:
Categorías: Salud de la boca,
Compártelo:
Tags: gingivitis,
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña