INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Salud familiar

Enfermedades incompatibles con la conducción

Enfermedades incompatibles con la conducciónLa renovación del carné de conducir puede parecer un tema muy sencillo, pero en ocasiones puede convertirse en un proceso realmente engorroso. Para la actualización de nuestro carné debemos acudir a un centro para un reconocimiento médico donde nos someterán a diversos análisis y tests psicotécnicos. 

El proceso parecería bastante simple pero pueden surgir complicaciones que nos impidan la renovación del permiso. Para que no nos tome por sorpresa debemos estar conscientes de que hay una serie de enfermedades, problemas de salud e historial farmacéutico que son consideradas por esta comisión médica como limitaciones para conducir.

Para mayor información te explicamos porqué algunas enfermedades son consideradas un obstáculo para conducir y el peligro que representan.

Padecimientos nerviosos o enfermedades mentales

Es totalmente comprensible que las personas con algún tipo de trastorno mental severo tengan limitaciones para conducir. Diagnósticos psiquiátricos tales como la depresión, la esquizofrenia, la ansiedad o el trastorno obsesivo compulsivo suponen la suspensión del permiso de conducción. En ocasiones es temporalmente y otras por tiempo indefinido, dependiendo de la gravedad del paciente.

Las personas con este tipo de afecciones mentales son consideradas sujetos de riesgo para la seguridad vial. Pueden sufrir un episodio mientras conducen y comprometer la seguridad de otros conductores o peatones por tal motivo las enfermedades mentales son consideradas un impedimento para conducir.

Problemas respiratorios

No todos los padecimientos respiratorios suponen un problema para la renovación del carné pues no todas tienen el mismo riesgo o gravedad para el paciente. Es recomendable que si nuestro caso no es de los más graves, igualmente tomemos precauciones y ante la aparición de síntomas o algún malestar detener el auto hasta recuperarnos.

Las personas con enfermedades respiratorias que no esta autorizadas a conducir suelen ser aquellas que padecen disneas al menor esfuerzo o incluso sin actividad física.

Enfermedades cardiacas

Cualquier episodio cardiaco durante el tiempo en que estamos conduciendo puede ser fatal y comprometer la seguridad de las personas, no solo de quien lo sufre sino de los transeúntes. Un infarto o un dolor agudo puede desencadenar un accidente de trafico y convertirse en una tragedia, por ello estos padecimientos suponen una limitación, aunque siempre sujeto a la valoración de los médicos.

Si este tipo de patología se nos presenta antes de una revisión, aunque nuestro carnet esté en regla, por nuestra seguridad y la de los demás lo ideal es dejar de conducir. A pesar del contratiempo que supone verse obligado a dejar de conducir, entre vender coche y encontrar a una persona que nos ayude con el transporte, es necesario pues está en juego nuestra seguridad.

Diabetes y Cáncer

Los mayores peligros de estas enfermedades vinculados a la conducción se derivan de los medicamentos que se recetan.

Los diabéticos deben tener sus glucemias controladas para evitar episodios de hipo e hiperglucemia que pueden provocarles mareos, perdida de la vista y otros malestares que comprometen su desempeño como chofer.

Mientras que los pacientes con cáncer que se someten a tratamientos de quimioterapia deben esperar para renovar su carné los tres meses de concluido el medicamento, pues sus efectos secundarios son muy fuertes y perjudican la integridad física y las condiciones de la persona y no se considera que este en plenas facultades para manejar.

Tanto los choferes diabéticos como los que estén bajo quimioterapia deberán solicitar un informe medico detallado que avale sus capacidades para actualizar su permiso de conducción.

Afecciones de la vista

Los pacientes que tengan una visión dificultosa o alguna afección severa, como miopía  que lo obliguen a usar gafas, deben presentar un aval médico que lo indique y siempre llevar sus gafas al volante.

Hay otros padecimientos visuales como el glaucoma avanzado que si limitan totalmente la conducción para quienes lo padecen.

Epilepsia

Los brotes epilépticos pueden ser en su mayoría controlados con una serie de medidas que el neurólogo indica, como puede ser un descanso prolongado, evitar el alcohol y otras sustancias nocivas. Con el cumplimiento de estas medidas el doctor deberá someter a su consideración si está apto para conducir o no. Salvo los casos muy crónicos, normalmente se logra renovar el carné con indicaciones de los médicos. 

Conocer las enfermedades que implican un riesgo vial y por tanto suponen la cancelación del carné de conducir puede ayudarnos a estar preparados para este proceso, además de garantizar la máxima seguridad en la vía. 

También te recomendamos:
Categorías: Salud familiar,
Compártelo:
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña