INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Enfermedades

Vértigo

Vértigo¿Qué es el vértigo fisiológico?

El vértigo fisiológico se produce en individuos sanos cuando hay un desequilibrio entre los sistemas vestibular, somatosensorial y visual. Es una sensación de falta de estabilidad o de desconocer cuál es nuestra situación en el espacio, con sensación de giro de objetos y que suele ir acompañada de náuseas, vómitos, y falta e inestabilidad para la marcha. Aparece ante determinadas situaciones como son el movimiento giratorio de la cabeza, situaciones de ingravidez, altura o balanceo del automóvil.

¿Qué es el vértigo patológico?

El vértigo patológico se desencadena cuando hay un desequilibrio en el sistema vestibular por una alteración dentro de las vías vestibulares, desde el oído hasta la corteza cerebral. Habitualmente se produce por alteraciones en el laberinto, órgano del equilibrio localizado en el oído interno. En este caso se trata de vértigo de origen periférico.

Ocurre también cuando existen alteraciones del nervio craneal o de los núcleos del cerebro donde se procesa la información que envía este nervio, tratándose de un vértigo central.

El vértigo patológico puede clasificarse en vértigo visual, somatosensorial (por neuropatía periférica) y vestibular (periférico, central).

El vértigo visual está originado por diplopía secundaria a paresia súbita de un músculo intraocular y también por defectos de refracción de la vista corregidos por lentes con nueva o incorrecta graduación.

¿Cuáles son las principales causas del vértigo?

Entre las principales causas se encuentran:

  • Infecciones de oído medio e interno
  • Los traumatismos en la cabeza
  • Algunos virus
  • Medicamentos
  • Falta de riego sanguíneo
  • Tumores del nervio acústico
  • Desconocidas

¿Cuáles son las principales diferencias entre un vértigo periférico y un vértigo central?

¿Cómo se diagnostica?

Ante un vértigo lo primero es intentar averiguar si es:

  • Periférico (oido medio, laberinto, coclear, VIII par craneal), 
  • Central (cerebro, cerebelo, protuberancia) 
  • Sistémico (fármacos).

¿Cómo se explora el vértigo?

Incluye una exploración básica:

  • Exploración general que debe incluir: una cuidadosa atención al sistema cardiovascular (arritmias).
  • Estudio de la marcha.
  • Test de Romberg.
  • Exploración neurológica completa, pares craneales, cerebelo.
  • Nistagmus (horizontal, vertical, rotatorio, mixto). Dirección de la fase rápida, vértigo asociado y agotamiento o no en la respuesta.
  • Otoscopia y escuchar el tic-tac de un reloj, la voz y el roce de los dedos (son tres frecuencias básicas).
  • Otras pruebas complementarias que se realizan son las siguientes
  • Medición de la tensión arterial, electrocardiograma.
  • Sistemático de sangre y glucemia.
  • Cuantificación de hormonas tiroideas en algunos casos.
  • Audiometria.
  • Electronistagmometria.
  • Electroencefalograma.
  • Pruebas de imagen craneal (TAC, RM con y sin Gadolinio).

¿Cuáles son las principales causas y características vértigo periférico?

Las enfermedades del oído medio afectan a veces al laberinto. Comprobar si hay otitis y otras anormalidades de la membrana del tímpano. Un exceso de cera en el oído puede causar vértigo. Aquí incluiríamos también el colesteatoma, la otosclerosis en el anciano, el herpes zoster del ganglio geniculado (Ramsay-Hunt). Su diagnóstico se realiza por la clínica, otoscopia y audiometría.

La neuronitis vestibular también llamada laberintítis aguda (vértigo epidémico), es la causa más frecuente de vértigo en medio ambulatorio y sería el ejemplo típico de vértigo periférico. Aparece en jóvenes o a cualquier edad y precedido a veces de un cuadro viral.

No existe sordera, tinnitus ni signos centrales, suele haber nistagmus espontáneo hacia el oído sano. La prueba calórica reproduce el vértigo  y es  asimétrica. Se acompaña además de náuseas suele tener un comienzo brusco, durar horas (hasta varios días) y agravarse, como todos los vértigos, con los movimientos. Las laberintitis agudas suelen ser secundarias a infecciones por bacterias o virus. El ataque no es tan corto como en la enfermedad de Menière. 

La enfermedad de Menière (vértigo laberíntico crónico), presenta una   tríada característica: vértigo, tinnitus y sordera unilateral.El mecanismo es probablemente la hinchazón del espacio endolinfático con destrucción de las células sensitivas de la cóclea y la ampolla. Antes de que el vértigo aparezca, existe tinnitus e hipoacusia oscilante de meses o años de duración. La enfermedad evoluciona por brotes. El ataque en sí mismo es violento, con náuseas y vómitos, sudores y sordera. El nistagmus está presente sólo durante el ataque, y la dirección puede variar. Afecta a pacientes de edades comprendidas entre 30 y los 60 años. Va acompañado de tinnitus y sordera residuales después de múltiples ataques. El vértigo dura de una a dos horas. El tratamiento incluye sedantes, antihistamínicos y antieméticos durante el ataque. Profilácticamente, algunos usan diuréticos y restricción de sodio.

El vértigo posicional paroxístico benigno, o vértigo episódico transcurre cuando el paciente gira la cabeza o cambia de posición. Puede ser reproducido, presenta  nistagmus posicional (ver arriba). No hay hipoacusia, los test calóricos son normales, y el trastorno es autolimitado tiene duración corta (segundos, minutos). Más frecuente en mujeres, es idiopático y puede deberse a formación de otolitos en utrículo y sáculo.Todos los vértigos empeoran con los cambios posicionales.

¿Qué otras causas de vértigo sistémico existen?

  • Fármacos y tóxicos
  • Ácido acetil salicílico
  • Quinina (cinconismo)
  • Aminoglucósidos
  • Furosemida
  • Hidantoinas
  • Quimioterapia (Mostazas nitrogenadas, Cisplatino)
  • Opiáceos
  • Alcohol
  • CO (monóxido de carbono)  
  • Vértigo sicógeno, ansiedad
  • Neurosis de conversión
  • Agorafobia 
  • Hiperventilación
  • Anemia severa
  • Mixedema. Se produce vértigo por retención de líquidos a nivel vestibular simulando a veces laberintitis.
  • Diabetes. Se han descrito vértigos en diabéticos posiblemente relacionados con mononeuropatía diabética.
  • Vértigo idiopático. Ocasionalmente, después de una evaluación cuidadosa, el vértigo se etiqueta como idiopático. En estas circunstancias, un tratamiento sintomático y cuidadoso siguiendo la evolución del paciente es la única medida a tomar por el médico.
  • Vértigo en niños
  • Epilepsia temporal
  • Neuronitis vestibular
  • Jaqueca
  • Psicógeno
  • Secuela de traumatismo o meningitis
  • Sordera congénita
  • Esclerosis múltiple
  • Tumores de fosa posterior (meduloblastoma, astrocitoma quístico).

¿Cuál es su tratamiento?

En la mayoría de los casos se utilizan medicamentos antihistamínicos, anticolinérgicos, y antieméticos. Los más frecuentes son la Betahistina (Fidium®), la Tietilperazina (Torecan®) y el Sulpiride (Dogmatil®).

Cuando el cuadro es muy intenso se realizan tratamientos quirúrgicos, con drenaje de la linfa mediante incisiones en el laberinto, la laberintectomía y otras veces la sección de nervio auditivo y vestibular.

También te recomendamos:
Compártelo:
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña