INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Salud de la boca

Prevención de fracturas dentales en el deporte

Prevención de fracturas dentales en el deportePrevención de fracturas dentales en el deporte

El estilo de vida actual ha favorecido el aumento de la participación en el deporte lo que conlleva un aumento de traumatismos y, de forma importante, los producidos en la cabeza. En algunos deportes los jugadores usan su cabeza como área primordial de impacto como cuando se cabecea el balón en el fútbol y esto facilita la afectación de esta zona.

Generalmente se asocian los traumatismos craneofaciales con los "deportes de contacto" como el fútbol americano o el hockey, pero existen deportes donde aparentemente el riesgo es mínimo o inexistente y, sin embargo, se producen mayor número de traumas de los que cabría esperar.

Clasificación de los deportes según el riesgo de traumatismos orales (F.D.I.)

Alto riesgo: artes marciales, boxeo, fútbol americano, hockey hierba/hielo, patinaje sobre hielo, lacrosse y rugby. En el reglamento de estos deportes se explica el tipo de protección requerido.

Riesgo intermedio: baloncesto, balonmano, buceo, equitación, paracaidismo, squash y waterpolo. En estos deportes existe una alta incidencia de accidentes dentales. La indicación de protector bucal está en función del propio deportista.

Aparte del riesgo que conlleva el propio deporte existen unos factores de riesgo individuales que dependen del sujeto:

1.Malposición de dientes

2.Malformación de esmalte o dentina

3.Interposición de labios o lengua entre los dientes

4.Prótesis bucal o tratamientos previos

5.Aparato de ortodoncia

6.Enfermedad periodontal (piorrea)

7.Uso de accesorios deportivos (raqueta, balones, palo de golf, patines)

8.Terreno de juego

9.Agresividad de los jugadores

10.No respetar las reglas de seguridad y prudencia

Clasificación de las lesiones traumáticas producidas durante la práctica deportiva

Lesión leve: aquella que no impide continuar el juego. Se da un tratamiento provisional y al finalizar el juego se explora.

Lesión grave: la lesión obliga al jugador a retirarse y permanecer sin jugar un mínimo de tres semanas.

Localización de las lesiones orales

1.Tejidos blandos: edemas, hematomas, mordeduras de labios y erosiones de labios y lengua.

2.Lesiones óseas (56%): región maxilar, ojo y mejillas.

3.Mandibula (12%).

4.Dientes y hueso que los rodea: se producen por dos mecanismos: directo (cuando el objeto incide directamente sobre el diente) e indirecto (cuando el objeto no incide directamente sobre el diente pero implica movimiento de la mandíbula, porque se produce choque entre ambas arcadas dentarias). En los adultos en el 95% de los casos se producen traumatismos en el grupo incisivo y canino.

Protectores bucales

Son el recurso básico que se emplea para prevenir las lesiones dentales en la práctica deportiva que conlleve cierto grado de violencia.

Es un aparato que, colocado en la boca, ofrece protección a los dientes y a los tejidos blandos vecinos de las agresiones y los traumatismos que puedan producirse en el transcurso de las actividades deportivas.

Generalmente pensamos que solo necesitamos protectores si realizamos un deporte en el que llevamos la cabeza sin ninguna protección, pero para ser previsores y evitar posibles sustos, es conveniente usarlos también en otras actividades en las que usemos máscaras protectoras como en deportes de aventura como el paintball, los karts o los quads.

La máscara protege de fuertes golpes en la cabeza y de impactos en los dientes, pero si tenemos una caída fuerte o un impacto importante, es probable que nos hagamos daño en los dientes apretando las mandíbulas. Y ahí es donde entran en acción los protectores bucales.

Requisitos de los protectores

Protección:

Debe proteger los dientes y estructuras blandas vecinas al distribuir las fuerzas y amortiguar el choque.

Debe mantener los tejidos blandos separados de los dientes, para evitar lesiones de mucosa.

Retención:

Debe adaptarse a los dientes (generalmente los de la arcada superior)

Debe ser estable en posición intraoral

Tienen que ser flexibles pero al mismo tiempo resistentes

Deben estar confeccionados con materiales biológicamente inocuos

Tienen que ser confortables

Se tiene que poder retirarlos con facilidad

Deben ser de fácil limpieza, incoloros y sin sabor desagradable

Precauciones:

no invadir la vía respiratoria ni interferir en la deglución ni en el habla.

Fabricación:

debe poder fabricarse con facilidad y en tiempo relativamente limitado

ser duraderos y de precio asequible

Estética:

aceptable, deformando la cara lo menos posible, para que sea admitido por los usuarios.

También te recomendamos:
Categorías: Salud de la boca,
Compártelo:
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña