INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Vivir sano

Efectos que tienen los colchones en nuestra salud

Efectos que tienen los colchones en nuestra saludHabitualmente, nos abandonamos a los brazos de Morfeo unas siete u ocho horas en promedio cada día. Sin embargo, sucede que muchas personas necesitan de menos tiempo para reponer energías y sentirse completamente descansados, mientras que por otra parte, otras sienten que aunque duerman más, se despiertan con los mismos síntomas de cansancio y afrontan la jornada laboral con cierto desgano.

¿A qué se debe este hecho? Pues precisamente al estado de nuestro colchón, y para aclarar lo anterior te proponemos que tomes nota del siguiente artículo.

¿Qué tanto nos afecta un colchón en mal estado?

Dolores musculares, especialmente la espalda. Si el colchón que utilizamos a diario presenta abolladuras o zonas de desnivel, esto provocará que nuestra espalda amanezca adolorida, puesto que durante la noche la columna vertebral sufrirá de una posición inadecuada. Al mismo tiempo, los músculos de esta zona, especialmente la región lumbar, terminarán tensados, provocando una lumbalgia severa. De momento, y si no puedes reemplazar el colchón, intenta voltearlo e intercambiar las zonas de la cabeza y los pies.

Afectación del sueño. Evidentemente, un colchón en mal estado influirá negativamente en la calidad de nuestro sueño. Durante la noche, y aunque no lo notemos, nuestro cuerpo se moverá constantemente buscando una comodidad que no existe. Esto trae como consecuencia un nivel de descanso ineficiente, lo que a su vez acarrea otra serie de trastornos como fatiga durante el día, ojeras, insomnio, poca concentración, estrés y poca respuesta del sistema inmune. Algunos casos pueden incluso ser el punto de partida para sufrir de artritis.

Padecimientos de asma y alergias. En efecto, con el paso del tiempo, nuestro colchón se convierte en un hervidero de microorganismos como los ácaros, que se alimentan de nuestros deshechos corporales como la piel muerta y el sudor. En promedio, cada año acumulamos casi medio millón por centímetro cúbico de estos seres diminutos en nuestra cama, y para quien posee antecedentes alérgicos, se trata de un asunto delicado que podrá mitigar volteando el colchón con frecuencia, ventilándolo a diario y desinfectándolo de manera periódica.

Afectaciones de piel y conjuntivitis. Nuevamente retomamos el tema de los ácaros, y es que estos arácnidos no sólo afectan a personas asmáticas, puesto que también desencadenan otros signos negativos como legañas, enrojecimiento de los ojos, prurito y más peligroso aún, riesgos de contraer enfermedades dermatológicas y conjuntivitis.

¿Cuándo es necesario cambiar el colchón?

De manera general, las autoridades sanitarias recomiendan reemplazar nuestro colchón al cabo de los ocho o diez años. No obstante, se trata de un criterio que puede estar sujeto a las condiciones físicas y necesidades particulares de cada cual. Por ejemplo, en un plazo de tiempo tan amplio, podemos incrementar nuestro peso corporal o aumentar de tamaño, algo que sin duda modificará las condiciones de nuestro colchón. Asimismo, ante enfermedades que requieran de reposo, o al quedar embarazadas, el tiempo de uso del colchón aumenta, por lo que podrá sufrir un mayor nivel de desgaste.

La calidad de los colchones, así como los materiales de construcción, también son otros aspectos que influyen en nuestra decisión de cambiarlo. Si un colchón adquirido recientemente no ha perdido su garantía, debemos exigir nuestro derecho a reemplazarlo. Si en cambio, ha transcurrido cierto período de uso, tal vez debamos voltearlo (unas cuatro veces cada año) y colocarlo sobre una base o somier que nos brinde una firmeza adecuada.

Del mismo modo, si tenemos niños en pleno proceso de desarrollo, debemos tener en cuenta que sus cambios físicos varían en un espacio de tiempo relativamente corto, por lo que un colchón que pudo ser idóneo en su momento, quizás pierda su eficacia a medida que estos cambios ocurren. Lo anterior, también aplica para las diferentes etapas de nuestra vida, puesto que una persona de edad avanzada requerirá un colchón suave que no interfiera con su circulación.

Algunos consejos para escoger tu colchón

• Debes tener cuidado con las ofertas y descuentos de colchones. Muchas veces, estos muebles no cuentan con la calidad requerida. En cualquier caso, se trata de un colchón que puedes destinar al cuarto de huéspedes, de modo que su frecuencia sea poca.

• No escatimes a la hora de comprar un colchón. Aunque el presupuesto sea más elevado de lo que tenías planificado, recuerda que estás haciendo una inversión para tu salud.

• Prueba cada colchón en la tienda durante al menos quince minutos, y opta sólo por aquel que te brinde comodidad sin sacrificar firmeza. A su vez, vela porque sea lo suficientemente alto y ancho para ti.

También te recomendamos:
Categorías: Vivir sano,
Compártelo:
Tags: vivir sano,
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña