INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Vivir sano

Es seguro vivir en una vivienda sin cédula de habitabilidad

Es seguro vivir en una vivienda sin cédula de habitabilidadSi tienes pensado comprar un piso, o prefieres alquilar una vivienda, tienes que saber todos los trámites necesarios que debes llevar a cabo, como también el tipo de acreditaciones obligatorias que tienes que tener en mano para que todo sea legal y puedas vivir correctamente sin problema alguno. En esta guía te vamos a contestar a la pregunta de que si es seguro vivir en una vivienda sin cédula de habitabilidad o por el contrario, está desaconsejado.

¿Qué es una cédula de habitabilidad?

Para comenzar, te explicaremos en qué consiste la cédula de habitabilidad, qué es lo que regula y por qué es tan importante a la hora de adquirir nuestra nueva vivienda. Lo primero que tienes que saber es que se trata de un documento escrito, en el cual se va a acreditar que se cumplen todos y cada uno de los requisitos mínimos que se han legislado para corroborar que un lugar es completamente habitable. Esta acreditación se debe renovar cada quince años, presentándose en la sede de cada Comunidad Autónoma. Cuando hablamos de habitabilidad nos referimos a que sea un lugar apto para vivir, con un espacio acorde a las necesidades del ser humano, como también sea un sitio sólido, que no existan problemas de estructura ni que tampoco falte ni higiene ni salud.

Dentro de esta cédula se puede comprar que la vivienda cuenta con una cocina, un inodoro, agua caliente y todo lo básico para que una persona pueda vivir bien. Según la normativa vigente y la ley, antes de realizar la compra de un inmueble para vivir, se debe de comprobar que este documento esté correctamente rellenado y sellado, de lo contrario, vivir en dicho lugar no sería factible.

¿Se puede vivir en una vivienda sin cédula de habitabilidad?

Tal y como leemos en este artículo de Cédula de Habitabilidad Valencia, no se debería de vivir de esta manera, puesto que no es legal y ocasionará problemas en el futuro. Para que puedas alquilar correctamente una vivienda, como también para dar de alta cualquier servicio, como es el caso del agua, la electricidad o el gas, se requiere que se tenga este documento en el que se acredite la habitabilidad de la casa.

A la hora de pedir una hipoteca para la vivienda, debemos saber que muchos bancos antes de firmar, piden la cédula para corroborar que el sitio es habitable y que está en cumplimiento con las leyes, si no puedes aportar dicho papel, lo más seguro es que cancelen la hipoteca y todo haya sido para nada.

Es interesante que sepas que, en el caso de que vayas a comprar una vivienda que es de reciente construcción, te deben de suministrar la cédula de habitabilidad, ya que con este documento tendrás asegurado que todo dentro de la vivienda va correctamente, no habrá problemas respecto a la instalación de la luz o el agua, como tampoco en los cimientos o los espacios, aunque según la provincia en la que vivas, es posible que ya no te pidan esta cédula, sino la licencia urbanística de primera ocupación, aunque como decimos, nunca está de más tenerla.

El tiempo que suele tardar este papel en tramitarse no llega apenas a un mes, por lo que te recomendamos que lo hagas, puesto que de lo contrario no es que no sea seguro vivir en una vivienda sin cédula de habitabilidad, sino que, además, será ilegal.

Tipos de cédulas de habitabilidad

Tienes que saber, que en la actualidad existen diferentes de cédulas, y lo que va a cambiar de ellas será la antigüedad de la casa en la que vas a habitar. En el primero de los casos, es la que se da cuando se trata de una vivienda de primera ocupación. Es decir, en esta vivienda no ha vivido nunca nadie, y de esta manera se debe tramitar.

Respecto a los otros dos tipos de cédulas de habitabilidad son las denominadas de primera ocupación de rehabilitación, cuando se ha intervenido una vivienda, cambiándose la estructura o algún punto esencial, y finalmente las de segunda ocupación, que generalmente son las que ya llevan muchos años construidas y tenían anteriormente inquilinos.  

La vigencia que tienen las cédulas va a variar según la fecha en la que sean pedidas, pero suele oscilar entre los 10 y los 25 años, siendo preferible que vayas a una agencia o al ayuntamiento para que te confirmen cuando tienes que renovar este documento para evitar posibles problemas en un futuro, como multas y otros trámites.

También te recomendamos:
Categorías: Vivir sano,
Compártelo:
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña