INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Alergias

Alergia al sol, guía básica

Alergia al sol, guía básicaCon mucha frecuencia hoy escuchamos sobre la alergia al sol y puede asaltarnos la duda de si ese es realmente el padecimiento del hablante o de las personas a las que se está refiriendo.

Ello, porque producto de una desmesurada o desprotegida exposición al sol pueden aparecer varias reacciones como manchas, quemaduras y otras lesiones, que no siempre se relacionan con la alergia exactamente.

Para saciar estas inquietudes, hoy te proponemos una guía básica de la alergia al sol, que te permitirá conocer mejor la enfermedad y saber diferenciar cuando esta la que aqueja y cuando no.

Definición

De acuerdo con la Sociedad de Alergología e Inmunología Clínica de nuestro país, la alergia solar es una reacción inmunológica provocada por la sensibilidad a la luz solar.

Esto se conoce mayormente comofotosensibilidad, la cual se manifiesta en reacciones atípicas ante la exposición a los rayos solares.

En la mayoría de los casos de alergia, dichas reacciones son erupciones. De ahí que el nombre científico o técnico de la alergia al sol sea Erupción polimórfica lumínica (EPL).

Causas

Muchas veces las erupciones no pueden verse como consecuencia directa de la exposición al astro rey, que en un elevado por ciento de casos funciona como un desencadenante de la reacción alérgica a partir de una predisposición de base del paciente, y no como la causa o agente alérgico en sí.

Entre esas predisposiciones o verdaderas causas puede estar el uso de fármacos, cremas y otros cosméticos que reaccionan con la fuente luminosa y dañan la piel.

Asimismo, determinadas enfermedades pueden provocar la aparición de la EPL si quien la padece se expone desmedidamente al sol. Algunas de estas son la hepatitis, cirrosis, algunas asociadas al sistema inmunológico, otras a la sangre, y otras de tipo cutáneo como la dermatosis.

El abuso o la ingesta de medicamentos como barbitúricos, antibióticos y anticonceptivos orales, puede constituirse también en esa predisposición de base que causa la alergia al sol.

Síntomas

La alergia al sol puede ser identificada fácilmente a partir de sus síntomas más comunes, aunque a veces, si no se es especialista, se puede confundir con otras reacciones dermatológicas o de fotosensibilidad.

Algunos de esos síntomas son picazón o ardentía en la cara u otras áreas del cuerpo; manchas rojas y ampollas; y granitos urticantes en la zona expuesta al sol.

Tratamiento

El tratamiento más común se basa en el empleo de cremas con hidrocortisona en la zona afectada y el consumo de antihistamínicos, y en el seguimiento de indicaciones importantes como el no rascarse, el no usar ropa ajustada y el evitar cuanto se pueda la exposición al sol mientras las reacciones sean visibles.

De igual forma, puede aplicarse una toalla húmeda en el área en que se manifiesta la reacción alérgica, con el fin de mantenerla hidratada y acelerar la curación.

Prevención

La alergia al sol es fácilmente prevenible, sobre todo si se tienen buenos hábitos para el cuidado de la piel.

Ejemplos de estos son protegerse la piel con bloqueadores adecuados, sobre todo en el inicio de la primavera y verano, cuando los rayos ultravioletas impactan más sobre la Tierra.

Para ese fin podemos usar también ropa de manga larga y tonos claros, y elementos protectores como sombreros y gorras.

Algunas predisposiciones de base que favorecen la EPL pueden deberse a factores hereditarios, por lo que acudir a un especialista para descartarlos es una excelente acción preventiva.

Categorías: Alergias,
Compártelo:
Tags: alergias,
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña