INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Psicología

Tener una actitud positiva es beneficioso para la salud

Tener una actitud positiva es beneficioso para la saludVivimos en la época de los libros de autoayuda y de la filosofía del yo, y precisamente por eso, en contra de todo pronóstico, no son pocos los que han acabado dándole la espalda a los muchos conceptos que implican ese tipo de pensamientos. Lo cierto es que son muchas las fuentes que han afirmado que una actitud positiva ante la vida puede ser beneficioso para la salud, pero es necesario no malinterpretar este hecho. Con esto último quiero decir que, a raíz de la idea de que debemos mantener una actitud positiva frente a la vida, se ha llegado a desarrollar lo que a día de hoy llamamos ‘positividad tóxica’, y es que muchas veces confundimos el estar de buen humor o el buscar la parte brillante de la vida con el pretender que lo estamos, y tampoco es bueno fingir que estamos bien constantemente.

Tener una actitud positiva puede ayudarnos en muchas áreas. Lleva años demostrándose que las personas que padecen alguna enfermedad consiguen recuperarse antes si cuentan con una actitud más abierta y positiva. Nuestro cerebro no es Las Vegas, en tanto que lo que pasa en él no se queda en él. Todo lo que pensamos y sentimos afecta a nuestro cuerpo de una manera o de otra, ya que no cabe duda de que es el cerebro el que, tanto de manera consciente como inconsciente, controla nuestro cuerpo. Eso quiere decir que, si tenemos una actitud negativa o pesimista, y nos convencemos a nosotros mismos de que no saldremos de esta o de que la vida y todo lo que la rodea no merece la pena, no cabe duda de que nuestra salud se verá perjudicada. Es recomendable, por lo tanto, tratar de mantener una mente abierta que nos permita disfrutar de las pequeñas cosas de la vida y que nos ayude a verle la parte buena a cada situación.

Ahora bien, como ya he comentado antes, esta nueva filosofía de vida puede derivar en lo que a día de hoy conocemos como positividad tóxica, y eso difiere mucho del auténtico objetivo de incentivar una actitud positiva ante la vida. El verdadero concepto de actitud positiva es aquel que explica que, al tener una actitud positiva, podemos seguir creciendo y desarrollándonos con más motivación y energía, pues nuestra propia actitud nos impulsa a mejorar. Este concepto es positivo, es bueno para nosotros, y puede convertirse en el nuevo motor de nuestra vida, pero si lo malinterpretamos puede llegar a hacernos daño.

Ventajas y desventajas de la actitud positiva

La actitud positiva, si la comprendemos tal y como realmente es, supone una herramienta muy útil para alcanzar tanto nuestros objetivos como nuestra felicidad. Es la manera más inteligente de sentirnos más plenos, más satisfechos con el camino que estamos recorriendo, aunque todavía no hayamos sido capaces de definirlo por completo. La actitud positiva implica saber levantarse después de cada caída, significa poder ver qué es lo que has podido aprender si te han derrotado, en lugar de fijarte única y exclusivamente en que no has ganado. Mantener una actitud positiva es saber sacarle la lección a cada etapa de nuestra vida, y no desanimarnos ante el fracaso, porque ni el fracaso ni el éxito son el punto final de nuestro aprendizaje.

Sin embargo, hoy en día se ha deformado por completo el concepto de actitud positiva, y si bien se trata de un concepto muy bueno para nuestra salud tanto física como mental, si nos limitamos a la malinterpretación del término puede acabar haciéndonos daño. Tener una actitud positiva no significa que tengamos que estar contentos todo el tiempo. Es muy, muy importante saber cómo gestionar nuestras emociones, y mantener una actitud positiva no significa que tengamos que deshacernos de todas las que no sean positividad o felicidad. Tenemos que saber identificar cuándo estamos enfadados, cuándo estamos tristes o cuándo estamos frustrados, y abrazar esa sensación para aprender de ella. Es a eso a lo que nos referimos con tener una actitud positiva: a aprender de lo que sentimos, de lo que hacemos, y de lo que nos pasa, incluso aun cuando son situaciones negativas.

Cuando hablo de positividad tóxica, hablo de la gente que rechaza las emociones negativas. No es bueno renegar de ellas, porque, como humanos, nos es imposible no sentirlas. Si nos negamos a sentir tristeza o frustración, lo único que haremos será ir acumulando esos sentimientos, y eso es algo que puede perjudicar a nuestra salud, aunque pensemos que estamos haciendo lo mejor para ella ‘manteniendo una actitud positiva’. No se trata de no sentir, se trata de saber aprender de lo que sentimos. Como ya te he comentado, caerse está permitido. Sentirse enfadado. Sentir que hemos fracasado, sentir que no podemos más. El objetivo de la actitud positiva es no estancarse en esa sensación, sino sacar la lección correspondiente de cada caída, y es así como debemos interpretar el concepto para poder gozar de un cuerpo (y de una mente) más sano, y de una vida más satisfactoria.

También te recomendamos:
Categorías: Psicología,
Compártelo:
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña