INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Salud de la boca

Flemones dentales, todo lo que debes saber

Flemones dentales, todo lo que debes saberCuando un flemón aparece en nuestra boca, lo primero que sentimos es una enorme hinchazón en las encías que, al mirarnos al espejo, se puede incluso notar a simple vista. Este problema puede ir a mayores si no se trata como es debido, cansando estragos no solo a los dientes o a las encías, sino también a la vida diaria, ya que el dolor puede causar muchas molestas e incluso dolores de cabeza. En este artículo encontrarás toda la información sobre qué es un flemón, sus causas y los tratamientos que siguen los especialistas para reducirlos.

Qué es un flemón

El flemón, o también llamado absceso dental, se trata de una infección a causa de las bacterias de la boca, provocando que el pus se acumule en pequeñas bolsitas, generalmente cerca de los dientes, aunque existen otro tipo de flemones.

El primero de los abscesos es el gingival, y se encontrará en las encías, sin afectar al diente ni tampoco al ligamento periodontal. Es el más común de todos, y por lo tanto, también es el más tratado y sencillo de eliminar.

El siguiente se trata del flemón periodontal, el cual suele originarse en el propio hueso de los dientes, siendo común en personas que tienen periodontitis sin tratar. Puede tratarse de un tipo bastante grave, sobre todo porque llega al hueso de la mandíbula la infección y el dolor es notable.

Por último, nos encontramos el absceso periapical, que es uno de los más importantes. Suele surgir en la pula del diente y puede llegar a afectar al propio diente. Esto es debido a que ataca directamente a los nervios, por lo que el dolor es muy agudo. Se forma por culpa de una acumulación de caries.

Causas de la aparición de un flemón

Aunque existen estos tipos principales de flemones, las causas suelen ser las mismas, siendo la principal la infección por bacterias. Lo que va a cambiar en estos casos es el lugar donde afecta y atacan, siendo algunos más importantes que otros. El problema surge cuando dicho tejido se encuentra muy cerca de un hueso o nervio, ya que la infección puede conseguir deteriorarlo o incluso matar dicha zona, siendo más propenso a las caries o a otras enfermedades más graves.

Cuando hay bacterias en nuestra boca, y no existe un mantenimiento adecuado, estas se multiplican y llenan toda la boca, momento en el que, cuando descubren un diente roto, pudiendo entrar en su interior, van a hacerlo, pues pueden alimentarse mejor. Es el momento en el que aprovechan para seguir infectando.

Tratamiento de los flemones

Los tratamientos que nos encontramos para los flemones son varios, pero, nos aconsejan desde esta clínica dental de Granada, que el mejor tratamiento que se va a encontrar para este problema es llevar una salud bucodental correcta, previniendo por lo tanto la aparición de estas bacterias.

En el caso de que ya exista la infección y por lo tanto los dolores y la inflamación de la zona afectada, lo que se suele hacer en estos casos, por medio de un dentista profesional es eliminar la infección. Para esto lo que se hace es realizar un corte en el flemón, consiguiendo de esta manera que el pus sea drenado hacia el exterior. Este proceso no es doloroso puesto que cuenta con anestesia en la zona, evitando así que el paciente sufra dolor alguno.

En el caso de los abscesos periapicales, el proceso será muy diferente, debiendo de matar el nervio en un primer momento, para luego hacer una endodoncia al diente que está afectado por la infección bacteriana. Lo que se realiza es un vaciado del diente o dientes que han sido afectados, eliminando de esta manera todo el tejido que se encuentra infectado, al igual que el pus. Una vez hecho esto, el diente se rellena y se sella para que vuelva a estar como antes, debiendo de cuidarlo para que dure para siempre. Cuando el diente en cuestión se encuentra en muy malas condiciones y no puede ser tratado, deberá ser eliminado por completo, limpiando la zona para retirar la infección.

Solamente se utilizarán antibióticos cuando dicha infección ha llegado a más dientes y la zona a tratar es mayor, pudiendo ser un tratamiento más costoso y complicado (fuente).

Remedios caseros para bajar un flemón

Para bajar el flemón, existen varios remedios caseros que consiguen hacer efecto, al menos para aliviar la hinchazón y sobre todo el dolor. Entre ellos hemos hecho una pequeña selección para que los conozcas, pudiendo usarlos para mejorar tu salud bucodental, aunque siempre es recomendable la consulta con un dentista profesional.

Agua con sal

El primero de los remedios caseros es practicar enjuagues de agua con sal debiendo de estar el agua caliente. Esto conseguirá que la inflamación baje en cuestión de minutos, mientras que también remitirá durante un tiempo la infección. Deberás de hacer el enjuague al menos 3 o 4 veces al día.

Cebolla

La cebolla es conocida mundialmente por tener propiedades antibacterianas, antioxidantes y depurativas. Para sanar el flemón tendrás que masticar cebolla cruda, puesto que así es como mejor actuará. Es posible que sientas escozor, pero deberás de aguantarlo, puesto que después la sensación será muy buena.

Infusiones de manzanilla y limón

La manzanilla es una infusión con muchos beneficios, pero que habitualmente se usa solo para el estómago. Beber manzanilla en ayunas conseguirá que la inflamación baje y también combatirá a las bacterias, notando como cada vez el dolor remite. Puedes poner, una vez usada la bolsita, en la zona afectada, para que actúe más rápido.

Hielo

Una de las fórmulas más habituales para bajar un flemón es el frío o la aplicación de hielo. Recuerda que para hacer esto, tendrás que envolverlo en una toalla o en un paño, para evitar que te quemes con el frío. Aunque no va a conseguir remitir la infección, si verás como baja el absceso.

Patata cruda

La patata para bajar un flemón es un truco perfecto, ya que reducirá el dolor y las molestias que tengas en ese instante. Para que funcione, tienes que cortar la patata cruda y colocarla entre la mejilla y la zona afectada, lo ideal es que puedas tenerlo toda la noche en dicho lugar, sin embargo, si no te atreves, puedes optar por dejarlo durante unos minutos mientras ves la tele o lees un rato.

También te recomendamos:
Categorías: Salud de la boca,
Compártelo:
Tags: dientes,
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña