INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Salud de los ojos

Hipermetropia

Hipermetropia ¿Qué es la hipermetropía?

Es aquella condición del ojo en la cual, al mirar un objeto lejano, forma su imagen por detrás de laretina, percibiéndose desenfocada. Esto sucede estando el ojo relajado, es decir, sin que exista acomodación.

La acomodación es la capacidad que tiene el ojo para enfocar y ver nítido a diferentes distancias. Estos cambios en el enfoque son posibles gracias a que existe un músculo en el ojo, llamado músculo ciliar, que es capaz de abombar el cristalino (lente situada dentro del globo ocular), modificando así la potencia con la que el ojo actúa.

Se conoce como amplitud de acomodación a la capacidad que tiene el ojo de modificar su potencia, de manera que le permite enfocar desde los objetos más lejanos hasta los más próximos. Dicha capacidad disminuye con la edad, a medida que el cristalino se va endureciendo.

La mayoría de las personas jóvenes son capaces de compensar su hipermetropía utilizando la capacidad de enfoque o acomodación, es decir, consiguen que esa imagen que se había producido por detrás de la retina llegue a estar justamente sobre la retina. De esta manera logran ver con nitidez, siempre y cuando la cantidad de hipermetropía no sea alta y la persona tenga suficiente capacidad de acomodación.

Sin embargo, aunque su visión sea buena, tener que realizar ese esfuerzo de acomodación puede provocar incomodidad, cansancio ocular y dolores de cabeza, sobre todo cuando se realizan tareas en distancias próximas. A veces, por este motivo, la persona deberá utilizar gafas para eliminar esas molestias, aunque se trate de pequeñas cantidades de hipermetropía.

¿Cuándo podemos sospechar hipermetropía?

En caso de visión borrosa de cerca.

Para obtener una visión nítida al realizar tareas de cerca, como la lectura, nuestros ojos necesitan una mayor acomodación que para visión lejana. Por este motivo, cuando la capacidad de acomodación está disminuida, la visión de cerca se ve rápidamente afectada. Dicha afectación puede variar desde la imposibilidad de leer cuando la letra es pequeña hasta la situación en la que la visión próxima es clara pero se vuelve borrosa de forma intermitente. La visión borrosa se hace más evidente cuando la persona está cansada o la luz es inadecuada.

Fatiga ocular y dolor de cabeza.

Se produce como consecuencia de ese esfuerzo de acomodación que el hipermétrope tiene que hacer para ver nítido. Suele presentarse al realizar tareas de cerca y muchas veces da lugar al abandono de dichas tareas. Acompañando a la fatiga ocular pueden aparecer otras molestias como ardor de ojos, dolores de cabeza, náuseas, mayor sensibilidad a la luz (fotofobia). Estos dolores de cabeza suelen producirse en la zona frontal y se hacen más intensos a lo largo del día, con el uso prolongado de los ojos en visión próxima. (Es raro que la persona se levante ya con el dolor de cabeza).

Aparición de problemas de la visión binocular.

La hipermetropía puede estar asociada a problemas binoculares como endoforias y estrabismos convergentes (desviación de los ojos hacia adentro). Si se detectan este tipo de problemas hay que descartar que no estén provocados por una hipermetropía sin corregir. En ese caso la persona deberá llevar unas gafas que compensen su hipermetropía, con el fin de eliminar o reducir dichos problemas.

Signos como frotarse los ojos o arrugar la frente.

Es frecuente que la persona se restriegue los ojos, pues con ello consigue efectuar un masaje en el músculo ciliar, músculo del ojo encargado de la acomodación o enfoque de los objetos. A veces, al mismo tiempo que la persona acomoda, se arruga la frente de forma involuntaria, debido a una asociación entre el esfuerzo del músculo ciliar con el músculo frontal.

En muchas ocasiones, cuando la hipermetropía no es elevada, solamente puede ser detectada a través de un completo examen visual realizado por un profesional de la visión.

¿Cuándo se debe sospechar que un niño tiene hipermetropía?

A continuación, se muestran una serie de síntomas que pueden aparecer en la hipermetropía. En el caso de que un niño muestre uno o varios de estos síntomas, es aconsejable que le realicen un examen de la visión:

  • Cansancio ocular
  • Dolores de cabeza frecuentes
  • Enrojecimiento, picor y/o escozor de ojos
  • Le lloran los ojos
  • Dificultad para la lectura y escritura
  • Bajo rendimiento escolar
  • Imposibilidad de concentración
  • Prefiere juegos al aire libre
  • Se les suele describir como inteligentes pero "vagos"

¿Cómo se trata la hipermetropía?

Compensación general de la hipermetropía

El tratamiento habitual se basa en intentar una compensación óptica la hipermetropía, mediante gafas o lentes de contacto, aunque actualmente también existe la posibilidad de corregir la hipermetropía mediante cirugía refractiva.

Para conseguir una compensación óptica de la hipermetropía, el individuo tendrá que utilizar unas lentes convergentes que situarán la imagen visual en la retina sin que él tenga que realizar ningún esfuerzo de acomodación para enfocar los objetos.

No siempre es necesario compensar la hipermetropía. A veces, lo que se hace es compensar solamente una parte de ella.

Cuando la visión de la persona es adecuada para sus necesidades y no tiene ninguna queja, no suele ser necesaria su compensación, a no ser que la hipermetropía vaya asociada a otros problemas. Por ejemplo, es habitual que un administrativo con una pequeña hipermetropía presente molestias y necesite llevar gafas, mientras que esa cantidad de hipermetropía no producirá quejas en el caso de una persona que trabaje en el campo.

En la hipermetropía, por lo tanto, el factor que determina si la persona debe utilizar gafas suele ser la presencia de quejas, más que la cantidad de hipermetropía.

En los niños

Sobre todo en niños menores de 6 años, los cuales aún no han completado su desarrollo ocular, existe el riesgo de que una hipermetropía sin compensar produzca estrabismo o ambliopía (ojo vago), de ahí la necesidad de realizar controles visuales a los niños de estas edades.

El estrabismo convergente (desviación del ojo hacia adentro) puede tener su origen en una hipermetropía elevada sin corregir. En ese caso, es necesario compensar totalmente esa hipermetropía para disminuir la desviación todo lo que sea posible.

Adolescentes

En el caso de hipermetropías bajas o moderadas no es necesario que utilicen gafas, siempre y cuando no presenten quejas.

Adultos

Entre los 20 y los 40 años es bastante probable que los hipermétropes que hasta entonces no habían necesitado llevar gafas, empiecen a presentar quejas, sobre todo dolor de cabeza y fatiga ocular. También es posible que comiencen a ver borroso de lejos, especialmente si la hipermetropía va unida a un astigmatismo no corregido.

La razón de que empiecen estas molestias es que esa persona ya no es capaz de compensar la hipermetropía usando su acomodación, ya que con la edad va disminuyendo esta capacidad.

Estas personas, por lo tanto, necesitarán llevar gafas, pudiendo utilizarlas para todo uso, aunque normalmente empezarán poniéndoselas para las tareas de cerca.

Aproximadamente a partir de los 40 años, comienza la presbicia o vista cansada. Es normal que con la edad el cristalino pierda elasticidad, lo que hace que vaya disminuyendo el poder de acomodación del ojo. En la presbicia, la capacidad de enfoque resulta insuficiente para realizar actividades en distancias próximas y la persona necesitará utilizar unas lentes compensadoras adecuadas para poder leer, escribir, coser etc...

¿Gafas o lentes de contacto?

Es mucho menor, comparada con la de miopes, la cantidad de hipermétropes que se inclinan por las lentes de contacto como medio de compensación.

Una de las razones es que muchas personas con hipermetropía utilizan sus gafas solamente una parte del tiempo, ya que si la hipermetropía no es elevada normalmente tienen una buena visión de lejos. Pero, a parte de las razones estéticas, en determinados casos la compensación con lentes de contacto presenta ventajas respecto a la compensación con gafas, como ocurre:

  • En personas que practican deporte.
  • En presencia de anisometropía, es decir, cuando existe una diferencia importante de graduación entre ambos ojos.
  • En casos de hipermetropía alta, mayor de 5 dioptrías.
También te recomendamos:
Categorías: Salud de los ojos,
Compártelo:
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña