INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Enfermedades

Hernia umbilical: guía informativa

Hernia umbilical: guía informativaA través de esta guía sobre la hernia umbilical queremos darte toda la información que necesitas conocer sobre ella, con el objetivo de que puedas saber como se puede poner fin al problema.

¿Qué es la hernia umbilical?

Una hernia se produce cuando un órgano recubierto por peritoneo sale al exterior. El peritoneo suele ser parte del intestino delgado.

Esta salida se puede ver fácilmente en el paciente que sufre la hernia umbilical. Y es que se produce un bulto que se puede ver y palpar a simple vista, es decir, es un problema que puede ser visto rápidamente, incluso por el propio paciente.

A la hora de evaluar hernias abdominales podemos ver que hay de diferentes tipos. Estas pueden ser femorales, inguinales, epigástricas o umbilicales, las cuales son de las que tratamos en esta guía.

Si nos centramos en ver los tipos de hernia umbilical, podemos ver que hay de dos tipos. La hernia umbilical primaria y la hernia umbilical secundaria. La hernia umbilical primaria son las que están presentes en el paciente desde su nacimiento. Este tipo es provocado por un defecto en la pared abdominal desde la formación en el útero. En cambio, la hernia umbilical secundaria aparece tras una intervención quirúrgica. Tras la intervención, la sutura se va debilitando y provoca la aparición de esta hernia. Esto hace que junto a los esfuerzos abdominales que hacemos todos los días, la hernia finalmente encuentra un lugar por donde salir, lo que hace que sea visible a simple vista.

Causas de la hernia umbilical

A pesar de que ya te hemos mostrado los tipos de hernia umbilical que hay y algunas de las causas de su creación, hay que dejar claro que hay otras causas que las pueden provocar.

El ejercicio físico vigoroso puede ser una de las principales causas a a hora de provocar la aparición de este tipo de hernia.

Otra de las causas que puede provocar este problema es el levantamiento de objetos pesados.

El estreñimiento crónico suele ser otro de los problemas que puede llevar a que la hernia umbilical pueda aparecer en una persona. La misma no aparece por el propio estreñimiento, sino por los esfuerzos a la hora de hacer del vientre.

Otras causas pueden ser la tos crónica, la próstata cuando se hace más grande o el sobrepeso entre otras opciones. Es decir, todas las cosas que puedan provocar un mayor esfuerzo de la actividad abdominal se pueden traducir en la hernia umbilical.

Y no olvides que la hernia umbilical primaria puede estar siempre contigo, pero en ocasiones hasta pasados muchos años no te darás cuenta de que la tienes.

Síntomas de la hernia umbilical

Como bien sabrás, el principal síntoma de la hernia umbilical es el bulto que se produce en la zona del ombligo. Si no tenemos en cuenta este síntoma, podemos decir que no hay ningún otro síntoma que el paciente pueda notar cuando sufre este tipo de hernia.

A la hora de tocar el bulto, te darás cuenta de que el mismo es blando. Es más, si lo tocas te darás cuenta de que si lo empujas, se meterá hacia adentro sin problemas y sin dolor. Eso sí, una vez que dejas de realizar la presión, la hernia volverá a su lugar y el bulto volverá a ser visible.

Eso sí, hay algunos pacientes que pueden sufrir ligeros dolores y o ardores en la zona afectada, sobre todo cuando se hacen esfuerzos con esa zona del cuerpo. Es decir, al coger peso, toser, estornudar… si sufres este problema, lo mejor es que vayas al médico. En este caso, lo más común es que el propio médico te recomiende ponerte una faja para reducir esos síntomas.

Pero para que te hagas a la idea, normalmente la hernia umbilical no suele provocar ningún problema si te encuentras en situación de descanso, es decir, solo se manifiesta con los esfuerzos.

El problema viene dado cuando la hernia umbilical comienza a ser bastante grande o voluminosa. No por su aspecto, sino porque puede quedarse estrangulada y esto puede provocar problemas circulatorios. Si el problema se agrava, debes tener en cuenta que esta estrangulación puede llegar a provocar una necrosis o una isquemia.

Tratamiento de una hernia umbilical

Para comenzar, quiero dejar claro que si la hernia umbilical es muy grande y comienza a dar síntomas de estrangulamiento, lo mejor que puedes hacer es acudir al médico lo antes posible. El mismo te recomendará operarte para poner fin al problema lo antes posible. Y es que si no pones remedio podrías sufrir efectos secundarios, es decir, estarías poniendo en juego el buen funcionamiento de tu organismo.

Si el problema viene dado porque sufres pequeños dolores o ardores provocados por la hernia umbilical, puedes ponerte una faja. Aunque algunos médicos también recomiendan a sus pacientes medicamentos para reducir sus síntomas. Eso sí, estos medicamentos solo se recetan cuando el paciente sufre bastante por el dolor provocado por la hernia umbilical. No cometas el error de automedicarte porque podrías provocar que la hernia fuese a más. Es decir, acude a tu médico el cual te dará la mejor medicación según tu situación.

Pero no hay que olvidar que el único tratamiento para poner fin de manera definitiva a la hernia umbilical es la operación quirúrgica. Esta operación recibe el nombre de hernioplastia y es una operación bastante segura para la salud del paciente.

Esta operación puede ser abierta o laparoscópica, esta última suele ser la menos invasiva, de aquí que muchos profesionales cada vez apuesten más por este medio.

A la hora de realizarte este tipo de operación, siempre debes ponerte en manos de buenos profesionales. No solo para que a operación vaya bien, sino porque si la hernia umbilical no es tratada correctamente, la misma se podría hacer todavía más grande y por ello provocar más problemas a medio y largo plazo al paciente.

No hay que olvidar que esta cirugía es bastante rápida, su duración no suele superar los 40 minutos y a cambio verás como la calidad de vida mejora mucho.

También te recomendamos:
Categorías: Enfermedades,
Compártelo:
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña