INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Salud de la boca

Cómo usar un irrigador dental de forma eficaz y segura

Cómo usar un irrigador dental de forma eficaz y seguraLa mayoría de personas ni siquiera sabe lo que es un irrigador dental y otras tantas que lo conocen y lo utilizan no saben usarlo bien. Te contamos todos los secretos y te damos algunos prácticos consejos para usar un irrigador dental de forma eficaz y muy segura. Sigue leyendo para aprender a utilizar el irrigador dental de forma muy eficiente y segura para cuidar la salud de tu boca a la perfección.

Consejos para usar un irrigador dental de forma eficaz

El primer punto importante a la hora de usar un irrigador dental de forma eficiente y sobre todo segura es elegir la boquilla que sea perfecta para ti. En este punto cada modelo de irrigador es diferente y por tanto lo mejor que puedes hacer es dedicar unos minutos a revisar la guía de uso del irrigador pues en este lugar vas a encontrar una descripción bastante más precisa de las diferentes boquillas de serie que suelen venir con los irrigadores. Si revisas bien esta guía podrás ver el uso que vas a poder darle a cada boquilla.

En la mayoría de casos, te avanzamos que lo más común es que tu irrigador venga con una o con dos boquillas especialmente diseñadas para un uso diario, una boquilla totalmente preparada para la zona más olvidada en la higiene de la boca: la lengua y una boquilla extra para poder limpiar tu boca con más presión incluso en los agujeros y lugares más complicados ya que servirá para aumentar el chorro del agua.

Cuando ya tengas preparada la boquilla que vas a utilizar el siguiente paso será colocarla en la parte que se denomina cánula en tu irrigador. La mayoría de boquillas se pueden colocar únicamente haciendo presión hasta que oigamos un click pero recomendamos revisar bien las instrucciones de uso para poder instalar la boquilla de forma ideal y sin contratiempos.

El siguiente paso será coger el depósito de agua y rellenarlo para poder empezar a usar el irrigador. En este paso debes tener en cuenta tu sensibilidad dental. Si tus dientes suelen ser muy sensibles sin duda la mejor opción será el agua tibia para que el agua no te moleste y la limpieza resulte más cómoda mientras que si no tienes tanta sensibilidad podrás usar agua más fría. Además, si realmente quieres que el irrigador sea mucho más eficiente sin duda la mejor opción es añadir al agua algún producto de calidad como por ejemplo enjuague bucal o bicarbonato de sodio para que la limpieza con el irrigador dental, como nos recomiendan desde IrrigadorDental.top, sea mucho más eficaz.

A continuación llega el momento de elegir el nivel de presión para el agua. Casi todos los irrigadores vienen con una práctica rueda que permite seleccionar de forma eficaz el nivel para la presión del agua aunque si no encuentras esta rueda revisa en la guía el funcionamiento del irrigador porque seguro que existe alguna forma para regular la presión.

Si tienes mucha sensibilidad dental y te suelen sangrar los dientes y la encías elige siempre presiones bajas mientras que si llevas ortodoncia elige presión alta para poder limpiar mucho mejor tus dientes.

También debes saber que existe un botón de pausa que te permite tener el irrigador dental enchufado sin que salga el chorro hasta que vuelvas a darle al botón para activarlo. Entonces, cuando ya tengas el irrigador preparado lo mejor es colocarlo delante de tus encías formando un ángulo de unos noventa grados y te inclines sobre el lavabo para no llenar el cuarto de baño de agua cuando esta caiga de tu boca al activar el irrigador.

Activa el dispositivo y empieza primero (manteniendo tu boca entreabierta) recorriendo la base de las encías y también los distintos espacios que puedes encontrar entre los dientes. Vuelve a limpiar siempre las zonas de los dientes en las que queden más restos de comida o sarro e incluso escoge las cánulas específicas para cada uso que vengan con tu irrigador.

Una vez termines de utilizarlo deberás limpiarlo de forma eficiente y vaciar siempre el agua que no has usado y ha quedado en el depósito. Seca bien todo el irrigador antes de guardarlo para evitar que aparezcan ningún tipo de humedades y poder usar este dispositivo de forma segura y saludable durante mucho tiempo.

También te recomendamos:
Categorías: Salud de la boca,
Compártelo:
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña