INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Salud de la boca

Irrigadores dentales, guía básica

Irrigadores dentales, guía básicaSi eres de las personas que cepilla sus dientes tres veces al día y no te saltas una visita a la clínica todos los meses para recibir un blanqueamiento dental, pues estás de enhorabuena, porque los irrigadores dentales se convertirán en el aliado perfecto de tu salud y tu autoestima. ¿Aún no sabes de qué se trata? ¿Has oído hablar de estos equipos pero no sabes cómo elegir el mejor para ti? No te preocupes, esta es la guía que estabas esperando. Acompáñanos.

¿Qué es un irrigador dental?

Se conoce como irrigación bucal a una técnica muy utilizada por los odontólogos para eliminar, a través de un chorro pulsátil de agua, cualquier acumulación de bacterias y sales en las encías, lengua y dientes. Para ello precisamente, existen los irrigadores bucales, una de las herramientas básicas de cualquier odontólogo, y que además de limpiar nuestra boca y eliminar cualquier residuo de comida, también es capaz de estimular las encías y promover una adecuada salud gingival.

Según los estudios científicos, cuando combinamos el cepillado manual de los dientes con la irrigación bucal, nuestra higiene aumenta en un 93%, ya que, al utilizar un chorro de agua a presión, conseguimos arrastrar la placa bacteriana, penetrar en las encías y alcanzar zonas de nuestra boca totalmente inaccesibles para el cepillo tradicional. Además, los irrigadores dentales nos brindan una facilidad de uso asombrosa, son seguros, y también permiten el uso de distintas boquillas para ajusta la presión del agua según nuestras necesidades.

Aun así, es importante destacar que los irrigadores dentales no sustituyen en ningún caso el cepillado diario de nuestros dientes, sino que más bien se utiliza para complementar y perfeccionar esta actividad higiénica diaria.

¿Para qué sirve un irrigador dental?

Los irrigadores dentales pueden ser utilizados por cualquier persona que se preocupe por su salud y la limpieza de sus dientes, aunque es especialmente recomendado en aquellas personas que posean aparatos especiales de ortodoncia (bandas, puentes, casquillos o frenos) o que posean implantes y coronas en su boca. Al mismo tiempo, las personas diabéticas o con piorrea (pérdida del soporte óseo de los dientes) también encontrarán en el uso de un irrigador dental grandes ventajas.

Por otra parte, estos equipos de ortodoncia pueden ser utilizados por personas de todas las edades, especialmente los niños en pleno desarrollo de su estructura dental. Si quieres masajear y reafirmar tus encías o evitar su sangrado, contar con dientes libre de bacterias, caries, sarro y sustancias tóxicas, eliminar residuos de comida de las zonas menos accesibles de los dientes (regiones huecas, interproximales o subcoronarias), mejorar la higiene de las bolsas periodontales, o simplemente aportarle mayor frescor a tu boca, el empleo de un irrigador dental es prácticamente obligatorio.

En algunos casos, muchas personas deciden incluso sustituir el agua y potenciar el uso de los irrigadores dentales con soluciones o colutorios, lo que sin duda aporta un mayor frescor durante prácticamente todo el día y resulta mucho más eficaz contra las bacterias. A diferencia del hilo dental, los irrigadores nos aportan una mayor facilidad de uso, y nos ayudan a mantener nuestra salud en buen estado.

¿Cómo se utiliza?

El primer paso antes de utilizar el irrigador dental, es cepillar bien nuestra boca. Luego, basta con rellenar el depósito del equipo con agua o cualquier enjuague bucal (en este último caso, deberás abstenerte de beber agua durante al menos 30 minutos posteriores a la irrigación para que el efecto tome lugar), y por último, colocaremos la boquilla de nuestra elección.

Seguidamente, introducimos el irrigador en la boca, encendemos el equipo, apuntamos la boquilla hacia las encías y comenzamos a repasar cada región de la boca, especialmente entre los dientes y las encías, pues aquí es donde mayor acumulación de sarro y bacterias encontraremos. Al finalizar, no podemos olvidar lavar el irrigador, sobre todo la boquilla y el depósito de agua.

El irrigador bucal puede emplearse a diario, preferiblemente durante dos o tres minutos.

¿Cuál es el mejor irrigador dental?

¿Ya te has convencido de lo importante que es un irrigador bucal para tu salud? Ahora nos centraremos en destacar los tres mejores modelos del mercado para que tu inversión sea la más satisfactoria.

Irrigador Broadcore

Con este irrigador eléctrico Broadcore, podrás realizar una limpieza diaria de tus dientes de manera sencilla y rápida. El equipo cuenta con tres modalidades: normal, suave e intenso. La primera de ellas se trata del modo normal o estándar, ideal para una limpieza habitual de los dientes. Mientras tanto, el modo suave te permitirá acceder a las zonas más sensibles o lesionadas de tu boca, y si necesitas llevar a cabo una limpieza a fondo de tus dientes sin perder un solo detalle, entonces podrás activar el modo intenso. Por otra parte, el irrigador Broadcore cuenta con protección anti-explosión, y si te preocupa el consumo de electricidad, puedes estar tranquilo, porque es sumamente eficiente gracias a la batería de litio que incorpora.

Irrigador Waterpik

Preciso en extremo, este irrigador de la marca Waterpik es un equipo reservado a los más exigentes. Su alta potencia permite solucionar con acierto cualquier problema o afección bucal que presentemos, además de que cuenta con dos modalidades: suave y potente, para regular la presión del agua y trabajar nuestros dientes con mayor eficacia. Para rematar, el irrigador Waterpik contiene dos boquillas de diferentes dimensiones, por lo que podremos ajustar la limpieza a nuestras necesidades y contar con una precisión excelente. Destaca además de este equipo su bajo nivel de ruido, prácticamente imperceptible, o su facilidad para ser rellenado, y si buscas un modelo cuya relación calidad/precio esté garantizada, no lo pienses dos veces, el irrigador Waterpik es para ti.

Irrigador Lacer

Con un irrigador como este, puedes decirles adiós a tus problemas de halitosis o dolor en los dientes. Fabricado bajo la marca Lacer, este equipo cuenta con una tecnología Hidro, cuyo funcionamiento te permite asear cualquier región de tu boca gracias a su funcionamiento hidrodinámico. El depósito para almacenar el agua es también otro de sus puntos fuertes, ya que ofrece una mayor capacidad. Además, su nivel de configuración es sencillamente asombroso, pues posee hasta siete velocidades diferentes y un control de pausa en el mango para maniobrar con más facilidad. El irrigador Lacer incluye también un set de cabezales que funcionarán de maravilla para eliminar en pocos días toda la placa bacteriana de nuestros dientes, por no mencionar que es capaz de remediar el sangrado de las encías, mitigar la inflamación y la gingivitis, entre otras bondades.

También te recomendamos:
Categorías: Salud de la boca,
Compártelo:
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña