INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Salud de la piel

Tipos de cicatrices y su tratamiento

Tipos de cicatrices y su tratamientoEn la mayor parte de las ocasiones, una cicatriz suele ser un elemento de los cuerpos con cuya presencia no se está de acuerdo. Suelen ser antiestéticas, aun cuando no estén en un lugar visible y solo se muestren en la intimidad. Por ello, muchas personas desearían hallar la forma o el tratamiento indicado para intentar deshacerse o al menos hacer menos visible su cicatriz.

Quizás pueda parecer un poco superficial, pero estudios médicos dan fe de que entre un 11 y un 16 por ciento de la población mundial tiene en su piel alguna cicatriz causada por una intervención quirúrgica o cirugía, accidentes o golpes cotidianos de mayor o menor gravedad.

Por todo esto, este artículo, el que mostramos los distintos tipos de cicatrices y su tratamiento más efectivo, puede resultar útil tanto para aquellas personas que lidian con la indeseada presencia de una cicatriz en su cuerpo y buscan como deshacerse de ella, como para los que temen tener una.

Cicatrices atróficas

Este tipo de cicatrices suelen ser el resultado de destrucciones tisulares de intensidad, que impidieron un proceso de reparación efectivo, que fuese capaz de regenerar el tejido dañado de forma óptima.

Las cicatrices atróficas son muy características en casos de acné media y severa, donde los granos más majaderos y mal llevados dejan marcas en la piel que se asemejan a un piqueteado en forma de U.

Por suerte, entre todas las cicatrices las atróficas son de las más favorecidas por la tecnología láser y sus grandes avances en las últimas décadas. Así, pueden tratarse con láser de dióxido de Carbono Fraccional Ablativo y con láser infrarrojo Fraccional No Ablativo. 

El primero de estos procedimientos trata tanto la epidermis como la dermis, y obliga al paciente a guardar un tiempo de convalecencia, mientras que el segundo no impacta la epidermis, al calentar solo la dermis, y por tanto libera al paciente de convalecencia alguna o fase exudativa, y le facilita una recuperación más rápida.

Un punto en común de los dos tratamientos es la fotocoagulación distribuida en microcolumnas rodeadas de tejido sano que producen, lo que desencadena el fenómeno regenerativo rápidamente. Por supuesto, para cualquiera de los dos tratamientos aconsejamos acudir a clínicas para eliminar cicatrices con una amplia experiencia en el tratamiento.

Cicatrices hipertróficas y queloides

Estas dos tipologías de cicatrices guardan semejanzas entre sí, pero también marcadas diferencias. Las hipertróficas son cicatrices rojas, duras y que producen picor, pero nunca sobrepasan el límite de la herida quirúrgica, algo que sí hacen las queloides, a pesar de reunir las mismas otras características.

Tratamientos tradicionales para ambos tipos de cicatrices han sido la crioterapia, la extirpación quirúrgica y las infiltraciones de 5-Fluoruracilo: no obstante, el tratamiento más efectivo hasta la actualidad es una combinación de infiltraciones con corticoides intralesionales, láser de Colorante Pulsado y Presoterapia, específicamente en forma de láminas de silicona.

Hiperpigmentadas

Estas cicatrices se producen a partir de una hiperpigmentación definida por un mayor nivel de melanogénesis en el proceso inflamatorio de reparación. Se producen generalmente cuando la cicatriz es superficial y son más frecuentes en fototipos oscuros.

Suelen tratarse con láseres capaces de calentar la melanina, los que pueden aclararlas aceleradamente, con resultados positivos. De igual forma, los láseres pueden combinarse con despigmentantes de aplicación tópica, los que el paciente se puede administrar desde su domicilio.

Hipopigmentadas

Por último, las cicatrices hipopigmentadas se producen cuando la piel, debido al traumatismo sufrido, quedó incapacitada para producir melanina en el área dañada. Por ello, las hipopigmentadas son cicatrices en las que los melanocitos están totalmente ausentes, lo que hace que su tratamiento sea más complicado y no exhiba resultados tan positivos como en los casos anteriores.

No obstante, en ocasiones algunas de estas cicatrices pueden recuperar algo de color tras un tratamiento basado en el estímulo de la zona con Láser de Luz Ultravioleta de Banda Estrecha. El éxito de esta práctica estaría condicionado por la existencia de melanocitos residuales en las cercanías de la cicatriz y que ante el impacto de la terapia migrasen hacia su interior.

En esencia, estos son los tipos fundamentales de cicatrices y las mejores formas de tratarlas. Ojalá y si te sientes molesto con una que no deseas por su antiestética, puedas librarte de ella con alguna de las técnicas mencionadas. De no ser así, no te preocupes, con el tiempo quizás aparezcan otras terapias, o llegues a adaptarte a su existencia porque comprendes que lo esencial es invisible a los ojos.

También te recomendamos:
Categorías: Salud de la piel,
Compártelo:
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña