INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Urgencias

Quemaduras eléctricas: qué hacer si sufrimos una

Quemaduras eléctricas: qué hacer si sufrimos unaUna corriente eléctrica puede causarnos serios daños dependiendo de cuanto tiempo estemos expuestos a ella, así como de la intensidad o la fuente de descarga. En el mundo de la electricidad podemos encontrar prácticamente cuatro tipos de lesiones que nos puede provocar la corriente eléctrica. La primera, y más grave, es un paro cardíaco. Y es que el cuerpo humano conduce muy bien la electricidad —es muy buen conductor—, así como hace el corazón con la sangre que bombea a través de las arterias y de las venas. El primero en verse afectado si el incidente se prologa durante bastante tiempo es el corazón.

El siguiente tipo de daño que podemos sufrir sería la destrucción de músculos, así como de nervios y tejidos por la corriente que acaba atravesando nuestro cuerpo, sintiendo un dolor intenso por todo nuestro cuerpo. Otro daño, como consecuencia indirecta de la electrocución sería la posterior caída al separarnos de la fuente de descarga. Ya que podemos tropezar con alguna silla o golpearnos con cualquier objeto presente en la sala o en la habitación.

Por último, el caso que nos compete, nos encontramos con las quemaduras térmicas que se producen por el contacto directo con la fuente eléctrica. Estas, dependiendo del tiempo que hayamos estado expuestos, serán más o menos graves. A continuación, explico qué tenemos que hacer si sufrimos una de ellas.

Cómo actuar si hemos sufrido quemaduras eléctricas

Si la quemadura es leve, no hay ningún problema. Estas pueden tratarse como cualquier otra quemadura que pudieras haber sufrido. Es decir, puede ser desinfectada con agua y con cualquier producto o medicamente específico para ello.

El problema reside, principalmente, si las quemaduras son graves, o si hemos sufrido muchas de ellas. En ese caso, lo más aconsejable es que acudamos al hospital por urgencias para que nos den algún tratamiento que nos calme el dolor y para ayudarnos en la recuperación.

De cualquier forma, lo primero que debes hacer es apagar la fuente de electricidad. En caso de que no sea posible, únicamente aléjate de ella y contacta con algún electricista que pueda ayudarte a ello, como los electricistas en Leganés (en caso de que vivas cerca de Madrid o por los alrededores).

Si tu estado no te permite moverte, utiliza cualquier objeto que no sea de metal o conductor de la electricidad para apartar la fuente de electricidad, como el cartón, el plástico o la madera. Ello nos evitará que pueda replicarse el incidente, ya que la fuente eléctrica puede detectar nuestro cuerpo otra vez y acabar sufriendo otra electrocución.

En caso de que las heridas ocasionadas por las quemaduras sean graves o de un tamaño considerable, cúbrelas con una venda. Utiliza una gasa estéril para tapar todas las zonas afectadas por las quemaduras, también puede servirte una tela limpia. Eso sí, ten en cuenta no usar nunca una manta o una toalla ya que las fibras sueltas que tienen estos tejidos pueden apegarse a la herida y en ese caso sufriremos bastante más para poder quitárnosla.

Sobre todo, no pierdas los nervios. Trata de tranquilizarte y esperar a que lleguen los servicios de emergencia. Así mismo, pide a algún vecino o conocido que te acompañe mientras estos llegan para que pueda estar pendiente de ti en caso de que el incidente pueda haberte dejado confundido o desorientado. O por si sufres algún mareo o pérdida de conocimiento, ya que dependiendo del tiempo que hayamos estado expuestos a la corriente eléctrica los efectos secundarios pueden ser más o menos. Pasando del dolor muscular a tener incluso convulsiones. Así que, fundamental, si estás solo o sola, pide a alguien que te acompañe.

También te recomendamos:
Categorías: Urgencias,
Compártelo:
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña