INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Salud del niño

Guía sobre las ecografías 4D

Guía sobre las ecografías 4DCuando un bebé se avecina a nuestra vida, los nueve meses que toma el período de gestación nos parecen demasiado largos para poder al fin encontrarnos con nuestro pequeño. Para suerte de muchos padres que hoy se inician en esta bella labor, los avances médicos, especialmente los procedimientos de diagnóstico a través de las ecografías 4D, no sólo permiten regocijarnos con las primeras imágenes de nuestro bebé, sino que además, son muy útiles a la hora de detectar posibles malformaciones y complicaciones genéticas.

¿Qué ventajas trae esto? ¿Qué peligros acarrea para la salud de la madre y el bebé? Aquí tienes todo lo que necesitas saber.

¿Qué son las ecografías 4D?

En el pasado, los ultrasonidos permitían obtener imágenes bidimensionales con relativa nitidez, que aunque no arrojaban muchos detalles para los padres, sí constituía un recurso excelente para los especialistas médicos a la hora de establecer un diagnóstico acertado sobre la salud del bebé. Con el avance de la tecnología, no tardaron en llegar las ecografías 4D, capaces de ofrecer un mayor volumen de información a través de imágenes tridimensionales y en tiempo real sobre lo que está sucediendo en el interior del vientre materno.

Para sacar el máximo provecho a esta prueba y ver a nuestro pequeño o pequeña con la mejor calidad de imagen posible, nosotros recomendamos acudir a clínicas especializadas. En Sanihub trabajan con los mejores médicos, clínicas y centros hospitalarios, por lo que es una plataforma ideal para encontrar el lugar apropiado.

¿Cuáles son sus ventajas?

La técnica 4D no reemplaza en absoluto a las ecografías tradicionales, sino que más bien complementa la información obtenida a partir de estas y nos permite obtener un análisis más preciso sobre el estado de la salud de nuestro bebé. No obstante, y aunque se trata de una técnica de diagnóstico relativamente nueva, no son pocos los especialistas que señalan su importancia a la hora determinar con mayor rigor las anomalías congénitas y complicaciones que pudiera sufrir el feto.

Por ejemplo, gracias a las ecografías 4D, los especialistas médicos en el campo de la ginecología y la obstetricia, son capaces de detectar enfermedades cardiacas congénitas (se analizan en cámara lenta los latidos del corazón), además de otras afectaciones como espina bífida, labio leporino, polidactilia, acondroplacia, ecogenicidad intestinal, defectos en el tubo neuronal, entre otras. Por tal razón, se recomienda a las gestantes la realización de al menos una ecografía durante cada trimestre del embarazo.

Otra ventaja que podemos obtener de este tipo de diagnósticos reside en los lazos de afecto que pueden establecerse entre los padres y su bebé. Al obtener imágenes nítidas del nuevo integrante de la familia, tanto la madre como el padre pueden entrar en contacto con nuevas emociones y alegrías. Además, la mayoría de los equipos ultrasonográficos permiten almacenar las imágenes tomadas y llevarlas a casa como recuerdo. Para el médico, esto también le permite analizar con más detalle la ecografía grabada, por lo que reduce el tiempo de exposición de la madre.

En muchos casos, y cuando se detectan posibles afectaciones genéticas a través de un ultrasonido convencional, muchos especialistas recurren al uso de una ecografía 4D, lo que permite ampliar la información y confirmar o desestimar cualquier sospecha. Por otra parte, a raíz de un estudio realizado recientemente, las ecografías son capaces de influir en la decisión de algunas madres que optan por el aborto. Evidentemente, y al ver a su bebé, muy pocas se resisten a deshacerse de él.

¿Son peligrosas las ecografías?

Es común que muchas madres se cuestionen los posibles peligros que pueda tener una ecografía para su bebé. Algunas aseguran incluso que las ondas de ultrasonidos pueden dejar rastros en el desarrollo del feto, pero la buena noticia es que esto no es cierto. Al tratarse de una técnica no invasiva y libre de radiaciones ionizantes, las ecografías no son tan peligrosas como las gammagrafías o los rayos X. Aun así, cualquier precaución nunca es poca.

En este sentido, lo más importante es acudir siempre a una clínica certificada y que cuente con personal capacitado para manejar el equipo ultrasonográfico. Aunque se han realizado estudios que niegan la posibilidad de un riesgo para la salud de las personas, no se descarta el peligro de que una exposición excesiva a este tipo de ondas pueda acarrear complicaciones indeseadas. Es lógico pensar que la sola posibilidad de observar a nuestro pequeño bostezando o incluso sonriendo en el vientre materno, representa sin duda una oportunidad que muy pocos padres desean perdérsela. Eso sí, moderación ante todo.

También te recomendamos:
Categorías: Salud del niño,
Compártelo:
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña