INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Salud del niño

Beneficios de los juegos educativos

Beneficios de los juegos educativosLos juegos educativos en el desarrollo del intelecto y las habilidades comunicativas y sociales de los niños tienen un papel muy importante. Pero, ¿qué papel juegan las nuevas tecnologías en el desarrollo de las capacidades de nuestros hijos?

En este mundo de smartphonestablets, PC y otras tecnologías que aíslan al individuo sino se enseñan a usar adecuadamente, creemos oportuno volver una vez más sobre los beneficios de los juegos educativos.

Entender el concepto

Antes de detallar los beneficios creemos necesario puntualizar qué entendemos por juegos educativos y didácticos.

Según los especialistas, estos son técnicas participativas de enseñanza cuyo fin cimero es que los niños desarrollen y adquieran habilidades esenciales para su desenvolvimiento diario por medio del aprendizaje.

El origen de los juegos educativos data de la Antigüedad y afortunadamente hoy se trabaja arduamente para que recuperen su papel central en la formación de las futuras generaciones, que corren el riesgo de pasar a formar una sociedad cada vez más atomizada en seres cada vez menos sociales. Puede sonar a jerga catastrófica, pero es una triste realidad.

Los videojuegos, a pesar de que muchos son educativos y didácticos, no desarrollan las competencias necesarias en el niño para que se desenvuelva acorde a su edad ni adquiera las habilidades que como ser social necesita. Un simple dato, la vida a través de las pantallas hace que usemos dos sentidos; la vida real, la social, hace que usemos los cinco y hasta el famoso sexto metafórico.

Beneficios innnegables

El principal beneficio de los juegos educativos se materializa en el desarrollo de todas las aristas del conocimiento. Pudiéramos decir que en este sentido no hay mejor método de enseñanza que el juego.

"Gracias a él, enfocado adecuadamente por supuesto, los pequeños pueden desarrollar la mayor parte de las habilidades que necesitarán para su vida práctica como son la observación, las capacidades de atención y concentración, investigación, estudio del ambiente, pensamiento lógico, imaginación, toma de decisiones y socialización", nos dicen desde el portal mundoprimaria.com.

De igual forma, podemos decir sin temor a equivocarnos que los juegos educativos pueden sembrar buenos valores en la personalidad como sentido de la disciplina, espíritu crítico y autocrítico, persistencia, responsabilidad y arrojo.

El juego también puede condicionar el nivel de actividad de una persona. Se es pasivo o activo y esto puede estar relacionado con la educación recibida en los primeros años de vida.

Un modelo educativo basado en ejercicios de repetición, en los que el pequeño es un ente receptor, puede definir personalidades pasivas; mientras que la educación basada en ejercicios didácticos e interactivos favorece en mayor medida el desarrollo de personalidades activas, con capacidad de creación y autonomía intelectual y física, aunque también con las herramientas sociales adecuadas para sacar el mejor provecho posible del trabajo en equipo.

Dicho todo esto un último apunte. No es el juego per se el santo grial de la formación de las personas. Su relevancia en gran parte está determinada por la forma en que se lleva a cabo. Así, lo más importante es que la familia se imbrique en el aprendizaje de los niños desde las edades más tempranas, empezando por hacerlos sentirse queridos, para luego pasar a motivarlos por aprender cada día más y ser mejores.

También te recomendamos:
Categorías: Salud del niño,
Compártelo:
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña