INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTACTO | AVISO LEGAL | INICIAR SESIÓN
Salud del niño

Infecciones urinarias infantiles

Infecciones urinarias infantilesLas infecciones urinarias como su nombre nos indica son las que se localizan en esta zona del cuerpo humano. Y son causadas por microbios, incluyendo hongos, virus y bacterias. Estas últimas son la causa más común de las infecciones urinarias.

Normalmente, las bacterias que entran en el tracto urinario; sistema de drenaje del cuerpo que elimina los desechos y el exceso de agua, son eliminadas rápidamente por el propio cuerpo antes de que causen síntomas de alguna anomalía en el organismo. Pero a veces las bacterias superan las defensas naturales del cuerpo y provocan la infección porque tienen una fuerte capacidad de adherirse a las paredes de las vías urinarias.

Sistema de drenaje

Este sistema de drenaje incluye los dos riñones, la uretra y la vejiga. Cada minuto, los riñones de una persona filtran alrededor de 3 onzas de sangre, eliminan los desechos y el exceso de agua del cuerpo. En los niños la cantidad de orina producida tienen como factor determinante su edad. Y sus vejigas pueden contener alrededor de 2 onzas de orina, 1 onza por cada año de edad. Por ejemplo, una vejiga de un niño de 8 años de edad, puede contener cerca de 10 onzas de orina.

Los niños que a menudo retrasan la micción son más propensos a desarrollar infecciones urinarias. Liberar los desechos de manera regular ayuda a mantener el tracto urinario estéril, aguantar o mantener la orina permite que las bacterias se reproduzcan. La producción de muy poca orina, debido a la ingesta inadecuada de líquidos también puede aumentar el riesgo de desarrollar una infección.

El estreñimiento es una condición crónica para un niño, ya que si este tiene menos de dos evacuaciones a la semana aumenta el riesgo de desarrollar una infección urinaria. Al estar el intestino lleno de heces duras, ejerce presión contra el cuello de la vejiga, bloqueando el flujo de orina y permitiendo que las bacterias proliferen. Algunos niños muestran con frecuencia infecciones urinarias, por ser muy propensos a este tipo de afección, al igual que otros niños son propensos a contraer infecciones de tos, en las orejas ya resfriarse.

Riesgo de infección en niños y niñas

Las infecciones urinarias afectan a muchos niños cada año y representan un alto porcentaje en las visitas a consultorios de pediatras. A lo largo de la infancia, el riesgo de tener una infección urinaria es del 2 por ciento para los varones y del 8 por ciento para las niñas. Los niños que son menores de 6 meses de edad que no están circuncidados tienen mayor riesgo de contraer una infección urinaria que los varones circuncidados de la misma edad.

La mayoría de estos padecimientos no son peligrosos, pero en ocasiones pueden conducir a problemas graves, tales como infecciones renales. Las que se repiten o duran mucho tiempo pueden causar un daño permanente, incluyendo insuficiencia renal, presión arterial alta y otros problemas de salud. Algunas infecciones renales agudas que se desarrollan de repente pueden ser potencialmente mortales, fundamentalmente si las bacterias entran al torrente sanguíneo.

En varios niños, una infección urinaria puede ser un signo de una anomalía en el tracto urinario. Los más pequeños están en mayor riesgo de daño renal y deben recibir una evaluación cuidadosa con el tratamiento oportuno. La evaluación por parte del médico puede incluir un examen de las vías urinarias utilizando equipos de imágenes.

Síntomas de una infección urinaria

Los síntomas de una infección urinaria pueden ser un leve ardor al orinar, dolor severo al orinar y fiebre alta. Un niño que la padezca no siempre presenta síntomas perceptibles por lo que debemos estar atentos a las señales que nos puedan trasmitir. Dichas infecciones pueden causar irritación en la mucosa de la vejiga, la uretra y los riñones, así como el interior de la nariz o de la garganta se irrita con un resfriado.

En los bebés o niños que tienen poca edad, los signos de una infección urinaria puede que no sean muy claros y es porque los niños no pueden expresar exactamente cómo se sienten. Las fiebres altas, irritabilidad e inapetencia pueden ser síntomas de la enfermedad.

Los niños más grandes con este tipo de afección pueden quejarse de dolor en el abdomen medio e inferior. Pueden orinar con frecuencia, llorar o quejarse de dolor al orinar, producir sólo unas pocas gotas de orina o tener fugas de orina en la ropa o sábanas. También podemos descartar la posibilidad de estar frente a una infección urinaria cuando la orina aparece turbia o con sangre. Si un riñón se encuentra infectado, los pequeños además pueden quejarse de dolor en la espalda o el costado debajo de las costillas.

Tratamiento y prevención

Para tratar estos padecimientos se utilizan medicamentos llamados antibióticos o antimicrobianos. La elección de la medicación y la duración del tratamiento; siempre bajo prescripción médica ya que no es bueno tomar medicinas de este tipo por nuestra cuenta; depende del estado de infección y el tipo de bacteria que la causa. Una vez que comienza el período del tratamiento, no debe ser detenido porque los síntomas hayan desaparecido, pues pueden volver a presentarse, y las bacterias pueden resistir ante el medicamento.

Los padres podemos ayudar a nuestros niños a evitar las infecciones urinarias animándolos a ir al baño regularmente. Asegurándonos de que los infantes reciban suficientes líquidos, para beber, principalmente agua, si la micción frecuente es un problema. Los hábitos de higiene después de ir al baño, son importantes en este proceso, si se los enseñamos a los niños se evita que las bacterias permanezcan en las zonas vulnerables. Ponerles un vestuario holgado y ropa interior de algodón permite que el aire mantenga la zona exterior del tracto urinario seco. 

También te recomendamos:
Categorías: Salud del niño,
Compártelo:
Saludalia Social
Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña